18 de Septiembre de 2018

Quintana Roo

Nueve de cada 10 padecen bruxismo

Uno de los síntomas es el movimiento involuntario de la mandíbula durante el sueño, dolor de cuello y hombros.

El movimiento de la mandíbula ocasiona que los dientes se desgasten e incluso se fracturen. (Foto de Contexto/Internet)
El movimiento de la mandíbula ocasiona que los dientes se desgasten e incluso se fracturen. (Foto de Contexto/Internet)
Compartir en Facebook Nueve de cada 10 padecen <em>bruxismo</em> Compartir en Twiiter Nueve de cada 10 padecen <em>bruxismo</em>

Teresa Pérez/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- El estrés y la ansiedad son las principales causas del bruxismo, movimiento involuntario de la mandíbula durante el sueño; los dientes rechinan, se aprietan, se desgastan e incluso: las piezas dentales se fracturan. Nueve de cada 10 lo padecen.

Dulce María Mata Íñiguez, presidenta del Colegio de Odontología en Quintana Roo, comentó que es una enfermedad frecuente y se controla al colocar una guarda oclusal (funda), pieza utilizada para que rompa la fuerza y desprograme dicha presión.

El estres es la principal causa 

La causa fundamental es el estrés. Las demandas de la vida diaria someten a las personas a presentar más ansiedad, angustia, y cuando llega la noche, durante las horas de sueño, los músculos mandibulares se contraen y las piezas dentales permanecen apretadas.

La especialista comentó que los síntomas comunes inician con dolor de cuello hasta los hombros; dolores de oído, de cabeza, pero, lo más grave es el desgaste de los dientes. También es común presenciarlo durante el día. “Hay personas que van por la calle caminando, están en su lugar de trabajo, o en cualquier lado y contraen la mandíbula sin darse cuenta”.

Los síntomas provocan confusión

La confusión de los pacientes y el desconocimiento de dicha enfermedad de los médicos de primer nivel, hace que las personas acudan al quiropráctico, o a masajes terapéuticos, pensando que es por problemas de columna, sin embargo, el problema viene de la boca.

Dulce Mata explicó que las terminaciones nerviosas del piso de la boca están conectadas a la segunda vértebra cervical y cuando la mordida es con demasiada fuerza, y rechinan los dientes, toda esa tensión se va hacia las cervicales, y entonces,  llega el dolor del cuello.

Rafael Maciel Morfin, neurocirujano, dijo que de 10 que padecen bruxismo sólo dos están asociados por problemas neurológicos. Explicó que cuando la caja torácica no se expande bien, el paciente no tienen una buena respiración, y el sueño no es efectivo: el paciente se despierta a causa del estrés y ansiedad con dolor mandibular y de cabeza.

Ayuda a desprogramar el hábito 

La odontóloga recomendó el uso de la guarda oclusal  para que en el momento que se apriete la mandíbula rompa la fuerza y no caiga el peso en la parte ósea de la boca y estructura dental.  Dijo que no soluciona el problema sino que ayuda a desprogramar el hábito de contraerla. Es un tratamiento que debe utilizarse por lo menos tres meses para desinflamar los cóndilos (articulaciones), de la mandíbula. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios