Viven en condiciones deplorables 70 deportistas de alto rendimiento

Las instalaciones del Cedar fueron recibidas por la nueva administración con muchas carencias.

|
Setenta deportistas de alto rendimiento de Quintana Roo viven en condiciones deplorables dentro del Cedar, en Chetumal. (Miguel Maldonado/SIPSE)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Miguel Maldonado/SIPSE
CHETUMAL    , Q. Roo.- La administración del exgobernador de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo, mantuvo a los 70 deportista de Alto Rendimiento estatal viviendo en condiciones infrahumanas, casi comparables a las un centro penitenciario.

También te puede interesar: Dejan ir $4 millones para actividades relacionadas con el deporte

A unos días de haber tomado las riendas del Centro Estatal de Alto Rendimiento (Cedar), Juan Mauricio Terrazas Cervera, nuevo coordinador reveló el abandono en que se hallan las instalaciones del este centro.

“Es muy triste ver cómo se encuentra el Cedar en la capital del estado. Tenemos unas instalaciones deplorables en las que están viviendo 70 de nuestros mejores deportistas de todo el estado y esto es una total infamia”, reconoció el nuevo director del Cedar.

Salones de clases sin aires acondicionados, baños clausurados desde hace más de tres años por falta de mantenimiento, instalaciones eléctricas expuestas, calentadores de agua inservibles e innumerables filtraciones de agua, es lo que se puede ver a lo largo de un recorrido que se hizo al interior de este edificio, que se encuentra a un costado de la Comisión para la Juventud y el Deporte en el Estado de Quintana Roo (Cojudeq).

“Es increíble la irresponsabilidad de quienes estuvieron a cargo la administración pasada de este inmueble tan importante para el deporte en el estado. Nunca se tomaron la molestia de reparar las regaderas, de cambiar una puerta o de arreglar los aires acondicionados”, lamentó el funcionario.

Otras muestras de este abandono son las condiciones en las que se encuentran las literas donde duermen los deportistas, ya que son las mismas de hace más de 20 años y cuentan con incontables reparaciones.

En cuestión de seguridad las cosas no son menos alarmantes, los escasos extinguidores que hay no han sido recargados desde el año 2014.

El aula de cómputo únicamente cuenta con cuatro máquinas para trabajar, y por lo menos hay otras cuatro que están inservibles y arrumbadas en un escritorio.

Finalmente el entrevistado resaltó la importancia de este departamento y dijo que ya se encuentran trabajando en la reparación de cada uno de estos detalles.

Destacó que los atletas deben estar en condiciones aptas para su buen desarrollo escolar y deportivo.

 
 
Cargando siguiente noticia