18 de Agosto de 2018

Quintana Roo

El 5% de la población infantil padece déficit de atención

Los menores presentan dificultad para mantener atención, hiperactividad e impulsividad.

Los menores que lo padecen presentan dificultad para mantener atención, hiperactividad e impulsividad. (Tomás Álvarez/SIPSE)
Los menores que lo padecen presentan dificultad para mantener atención, hiperactividad e impulsividad. (Tomás Álvarez/SIPSE)
Compartir en Facebook El 5% de la población infantil padece déficit de atenciónCompartir en Twiiter El 5% de la población infantil padece déficit de atención

Claudia Olavarría/SIPSE
CANCÚN, Q.Roo.- El 5% de la población infantil a partir de lo cinco años de edad según la encuesta nacional de epidemiología psiquiátrica, presenta el llamado Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDHA) cuando entra al colegio.

En Quintana Roo los niños de cinco a nueve años de edad son 144 mil 231, el 5% son 72 mil 115 menores en edad escolar que presentan dicha problemática. Benito Juárez cuenta con 67 mil 834 niños en el mismo grupo de los cuales el 5% es 33 mil 917.

Juan Manuel Sauceda García, psiquiatra infantil y presidente del grupo de expertos nacionales para el estudio de TDAH en México, señala que dicho trastorno se identifica sólo cuando los niños inician su vida escolar, el porcentaje es bastante elevado puesto que se calcula que en México millón y medio de niños tiene el problema y lo grave es que la mayor parte no ha sido identificado como portador del trastorno y mucho menos ha recibido tratamiento.

Los menores que lo padecen presentan dificultad para mantener atención, hiperactividad en la mayor parte de los casos (movimiento excesivo) e impulsividad, que deriva en bajo aprovechamiento escolar y problemas para relacionarse con figuras de autoridad, tienen problemas con otros niños y son desobedientes en casa, lo que genera mala relación familiar.

 Es un problema de funcionamiento cerebral mayormente es de tipo hereditario, ya sea por el progenitor o un familiar cercano.

De un 100% que padeció TDAH en la niñez, en la adolescencia la tercera parte mejora aunque no desaparece de todo el problema y puede no requerir tratamiento médico, ya en la fase adulta aproximadamente la mitad de los que tuvieron el problema en la infancia continúa con él.

El TDAH es un problema de funcionamiento cerebral mayormente es de tipo hereditario ya sea por el progenitor o un familiar cercano y cada vez los investigadores identifican más genes relacionados.

Una menor parte no tiene que ver con la genética pero se relaciona con un daño cerebral del menor sufrido ya sea durante la gestación, porque la madre consumió alcohol u otras sustancias tóxicas; una minoría se relaciona con exposición a contaminantes como el plomo en el medio ambiente.

Quienes padecen de TDAH son niños difíciles de educar, los padres deben ser más consientes, una situación común en México es que los padres se desesperan y quieren corregirlos a base de insultos, gritos o golpes y con ellos provocan que el cuadro se complique y se originen problemas más serios como desobediencia excesiva o problema patológico de conducta antisocial que es cuando estos menores mienten, roban, destruyen propiedad ajena, maltratan animales, prenden fuego entre otras acciones poco sociales.

La ubicación geográfica no tiene nada que ver, pero sí el contexto social donde habita, a quien vive en el campo no le dan mucha importancia al desarrollo intelectual o progreso en la escuela por lo que no tendrá muchas dificultades y en la familia es mejor aceptado, todo lo contrario pasa en un niño que vive en la ciudad y si tiene padres con una carrera universitaria que dan mucha importancia a lo intelectual, al no concentrarse es menos aceptado por sus padres.

En niños menores a cinco años de edad es difícil detectar el padecimiento porque aún le falta mucho a su desarrollo neurológico, pero en el inicio escolar es cuando se refleja: no permanecen sentados por largos períodos y son un distractor de sus compañeros.

En un primer contacto los padres pueden acudir con un medico general o pediatra y ellos harán la referencia con el psiquiatra infantil o el neurólogo infantil que tienen la preparación para atenderlos y prescribirlos si es necesario o con un psiquiatra o psicólogo sólo que este último no puede recetar un tratamiento farmacológico pero si orientar bastante bien.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios