15 de Diciembre de 2018

Quintana Roo

Cancún, segundo hogar para brasileños

Malú Andreau di Morilo, una mujer de edad madura, llegó a este destino desde hace siete años, en busca de una oportunidad.

En ocasiones los 15 brasileños que residen en Cancún, se juntan para celebrar fechas conmemorativas de su nación. (Redacción/SIPSE)
En ocasiones los 15 brasileños que residen en Cancún, se juntan para celebrar fechas conmemorativas de su nación. (Redacción/SIPSE)
Compartir en Facebook Cancún, segundo hogar para brasileños Compartir en Twiiter Cancún, segundo hogar para brasileños

Licety Díaz/SIPSE
CANCÚN, Q.Roo.- Malú Andreau di Morilo es una mujer de edad madura que llegó hace siete años a Cancún desde Brasil, en busca de una oportunidad, su esposo llegó primero a probar suerte en el Caribe Mexicano, al acabársele el contrato de gerente de una tienda y luego de seis meses la convenció para que le siguiera los pasos.

Llegó de Recife, Pernambuco una ciudad donde el turismo internacional se ve poco, pero con una mezcla de etnias europeas, africanos, indígenas y árabes.

Trajo dinero para unos dos meses y comenzó a llenar solicitudes para la zona hotelera, pues hablaba español e inglés, su esposo ya trabajaba en el ámbito de turismo y era un apoyo.

Esta brasileña alegre, es catadora de vino, especialidad que adora y que tuvo la suerte de encontrar empleo en este oficio aunque confiesa que le costó un poco, como también al principio adaptarse a las costumbres y la comida, sobre todo al picante.

Al detenerse en las aguas azul turquesas que rodea la zona hotelera, a pesar de venir de una ciudad costera, confiesa que quedó enamorada del color inigualable y dijo que esta sería la segunda tierra para comenzar una nueva vida.

De su tierra extraña los paseos de catamarán por el río Capirapibe, pasar por debajo de los cuatro puentes donde se aplaude y se pide un deseo, la zamba en la plaza del Marco Cero y se llena de orgullo cuan pronuncia con acento al estilo brasileño “los carnavales”.

El trago caipirinha, dice que a pesar que lo toma acá, el toque de su nación no tiene comparación.

Disfruta muchos de los platos de pescado y mariscos, pues está acostumbrada y recuerda cuando se sienta en algún restaurante de su ciudad y una de las entradas más populares es el caldinho de peixe, una sopa de pescado que se come acompañada de limón.

Cuando comenta del plato la moqueca, un cocido de pescados que tiene cebollas, pimentón, tomate y cilantro y se elabora con leche de coco y aceite de palma, no puede ocultar el antojo. 

El café brasileño por supuesto que lo trae cada vez que va de vacaciones, pues se declara ser una fanática, prefiere las marcas Pilao, Brazil y Do Ponto. A veces tiene ganas de un postre como el bolo de rolo que se hace con guayaba.

Hace dos años nació su única hija y se siente orgullosa que sea mexicana. En la actualidad disfruta del paisaje de Quintana Roo, de su familia y de su trabajo.

Pocos son los brasileños que viven en Cancún, pero suelen reunirse en el consulado en fechas alegóricas de su nación. En el restaurante Bovinos, ubicado en la avenida Yaxchilán, en ocasiones se reúnen con los 15 brasileños que comparte en esta ciudad y recuerda que se suman alrededor de cien para celebrar fechas como la revolución brasileña o el día de la Independencia.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios