22 de Octubre de 2018

riviera-maya

Encarece la satisfacción de ser padre

La gama de los productos para el uso de los recién nacidos es muy variada y de diferentes costos.

El costo de los productos varía y dependen de la marca, algunos pediatras señalan que ni las marcas ni el desembolso de los padres de familia influyen en el desarrollo o el crecimiento del niño. (María Mauricio/SIPSE)
El costo de los productos varía y dependen de la marca, algunos pediatras señalan que ni las marcas ni el desembolso de los padres de familia influyen en el desarrollo o el crecimiento del niño. (María Mauricio/SIPSE)
Compartir en Facebook Encarece la satisfacción de ser padreCompartir en Twiiter Encarece la satisfacción de ser padre

Luis Ballesteros/SIPSE
PLAYA DEL CARMEN, Q. Roo.- Ser padre o madre, cuando se planea, es una etapa de autorrealización, de trascendencia y de alegría para la mayoría de personas que alcanzan este ejercicio de perpetuar la especie; y eso les ha pasado a Julieta y Carlos, una pareja que recibió el nacimiento de su primer hijo, nacido en el Hospital General de Playa del Carmen, sumándose a los 250 bebés registrados mensualmente, en promedio, en este nosocomio solidarense.

Ahora ellos deberán enfrentar el reto de proveer de lo necesario a su pequeño, pues tener un bebé genera gastos médicos, en alimentación y manutención. La cifra es variable debido a que hay niños de quienes el solo nacimiento cuesta hasta 50 mil pesos en alguna clínica privada como el Hospiten, mientras que otros nacen de manera gratuita en hospitales públicos.

Inician los gastos

A partir del nacimiento, la gama de productos es vasta, desde productos básicos como leche y pañales, hasta artículos sofisticados como biberones anti cólicos, chupones ortodónticos, esterilizadores de calor seco, periqueras estimulantes con juguetes para entretener a los bebés, y leches con proteínas y vitaminas, entre otros.

El costo de esos artículos es variable, ya que depende del gusto y del poder adquisitivo de los padres; por ejemplo, los biberones pueden costar 20 pesos (marca libre) y otros que llegan a costar hasta 250 pesos (marca Avent).

Lo caro no garantiza su desarrollo

Algunos pediatras señalan que ni las marcas ni el desembolso de los padres de familia influyen en el desarrollo o el crecimiento del niño, inclusive, hay quienes no promueven  biberones o leche de fórmula, fomentando el consumo de la leche materna, la cual no tiene costo y se recomienda para niños de los cero a los dos años; uno de ellos es Misael Ramos Aguirre, ginecólogo obstetra del Hospital General, “esto se refleja de manera sensible en la economía familiar”, dice.

No es malo el reciclar

Julieta y Carlos señalan que han comprado artículos nuevos para el recién nacido, “compramos una carriola y una cuna nuevas y la periquera y andadera las compramos de medio uso”,  y aluden a que hay artículos que no vale la pena comprar nuevos ya que su tiempo de uso es poco, “tal es el caso de las sillas para comer por ejemplo”.

En junio de este año,  el Voluntariado del Hospital General recibió la donación de 100 paquetes infantiles que fueron entregados a madres de familia playenses, “dicha donación obedeció al apoyo de mamás de escasos recursos”, mencionó la responsable de canalizar estos apoyos, Lorena Rodríguez Toledo, presidenta del voluntariado en el nosocomio citado. Fue justamente el costo que representa un bebé lo que motivó a alumnos del colegio Papalote para que colectaran paquetes con pañales, leche, ropa y toallas húmedas, y que fueron donados para las familias de escasos recursos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios