14 de Diciembre de 2018

Quintana Roo

Encuentro con el tiburón toro en Playa del Carmen

400 especies de tiburones hay en el mundo, pero sólo 4 son potencialmente peligrosos; una de ellas, es el Toro (carcharinus leucas).

El tiburón toro se han convertido en una atracción turística más de la Riviera Maya. (http://3.bp.blogspot.com)
El tiburón toro se han convertido en una atracción turística más de la Riviera Maya. (http://3.bp.blogspot.com)
Compartir en Facebook Encuentro con el tiburón toro en Playa del CarmenCompartir en Twiiter Encuentro con el tiburón toro en Playa del Carmen

Agencias
PLAYA DEL CARMEN, Q.Roo.- Si lo tiburones pudieran asociarse, lo primero que harían sería denunciar a Steven Spielberg como persona “non grata”, según publica Vanguardia en su portal web con información del periódico El País.

Nadie ha hecho más daño a los escualos que él con su famosa película. En eso pienso mientras veo venir de frente, directo hacia mí, a un poderoso tiburón toro de 200 kilos. Estoy sumergido en las aguas de Playa del Carmen, en la Riviera Maya mexicana y otra docena de tiburones toro pululan por alrededor y se me acercan también para curiosear.

Existen más de 400 especies de tiburones en el mundo y sólo 4 son potencialmente peligrosos. Una de ellas, es el Toro (carcharinus leucas).

Pues bien, ni aún así. En contra de la versión de Spielberg, los tiburones no se levantan cada mañana pensando a qué humano se van a zampar.

Aquí estoy, rodeado de ejemplares enormes de los supuestamente más peligrosos tiburones del mundo y la sensación que me invade es de placidez al ver estos majestuosos y bellos animales. En ningún momento he sentido el más mínimo peligro.

Playa del Carmen, célebre resort vacacional de la Riviera Maya, es el mejor lugar del mundo para ver a estos animales. Llegan hacia finales de diciembre y están por aquí hasta abril.

Nadie sabe de dónde viene ni por qué eligen pasar esos meses en esta zona tan concreta ni porqué llegan solo las hembras. El tiburón toro se han convertido en una atracción turística más de la Riviera Maya y muchos amantes del submarinismo llegamos hasta aquí solo por bucear con ellos.

Es cierto que para garantizar el encuentro, se les atrae con carnaza. Un guía experto, enfundado en un traje de malla de acero que ya lo hubiera querido para sí el Cid Campeador, les da de comer trozos de pescado congelado con la mano. Ellos lo toman dócilmente con su poderosa boca, mientras los demás observamos atónitos el espectáculo muy modosito, tumbados en la arena y sin hacer movimientos raros.

El acercamiento

Sé que el “feeding” (alimentar a los animales) es una práctica controvertida. Sus detractores argumentan que si acostumbras a los tiburones a comer de la mano del hombre un día pueden atacar a un bañista por error.

Pero no hay nada documentado al respecto. A su favor, quienes lo practican dicen que la labor educativa que se lleva a cabo permitiendo que humanos y tiburones interactúen tan de cerca y amigablemente ayuda a eliminar su leyenda negra y a divulgar la verdad: que los tiburones no son máquinas de matar y que hay que cuidarlos y respetarlos porque son parte fundamental de la cadena trófica de los mares.

Ayer, me sumergí con el biólogo marino mexicano, Mauricio Hoyos, para filmar su trabajo. Con un enorme arpón toma muestras de piel y músculo de los ejemplares para estudiar su perfil genético y hábitos alimenticios sin necesidad de matarlos.

Como el propio Hoyos me decía, el mayor problema que tienen aquí son algunos pescadores, en concreto una familia de Puerto Morelos, que se dedica a cazarlos indiscriminadamente (los tiburones toro no están protegidos).

“No se dan cuenta de que un tiburón vale más vivo que muerto. Y que si acaban con ellos crearán un problema más gordo. En Baja California, por ejemplo, casi los han extinguido. ¿Cuál es el resultado?: los lobos marinos de la lobera de Espíritu Santo, al no tener depredadores, se han multiplicado exponencialmente y ahora atacan las redes de los pescadores y se comen sus capturas.

Por matar, demasiados tiburones, ahora tienen un problema. Un ejemplo sencillo de lo que ocurre si alteramos el orden natural de las cosas”. Así somos los humanos. Nos dijeron que éramos los reyes de la Creación… y nos lo creímos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios