13 de Noviembre de 2018

Quintana Roo

Trienio pone en riesgo el futuro de Cozumel

Los habitantes mencionan que la Isla de las Golondrinas está sumida en el desorden.

La Plaza del Sol cuenta con locales deteriorados por la falta de mantenimiento. (Gustavo Villegas/SIPSE)
La Plaza del Sol cuenta con locales deteriorados por la falta de mantenimiento. (Gustavo Villegas/SIPSE)
Compartir en Facebook Trienio pone en riesgo el futuro de CozumelCompartir en Twiiter Trienio pone en riesgo el futuro de Cozumel

Gustavo Villegas/César Muñoz/Julián Miranda/SIPSE
COZUMEL, Q. Roo.- La isla de Cozumel está sumida en el desorden. Es el sentimiento generalizado de la mayoría de sus habitantes que se expresa en sus calles, en los cafés y restaurantes. En casi tres años los índices delictivos han ido en aumento; los otrora orgullosos parques públicos sufren abandono, se arrastran adeudos con proveedores y concesionarios de servicios, las vialidades están deterioradas, la imagen urbana en declive y esto incluye al malecón que es la primera avenida con la que tiene contacto el turismo que llega en cruceros y desde la Riviera Maya; y la deuda municipal pasó de 80 millones que dejó el ahora secretario de Turismo estatal, Juan Carlos Hernández, a más de 208 millones de pesos.

Al igual que la mayoría de municipios de Quintana Roo, la administración de Aurelio Omar Joaquín González (2011–2013) ha tenido especial “apetito” por los créditos de corto plazo.

En 2012, por ejemplo, contrató cuatro créditos por 101 millones de pesos: el 24 de agosto con Interacciones, por 30 millones, cuyo vencimiento es el 19 de febrero de 2013; el 11 de septiembre con BBVA Bancomer, por 21 millones de pesos, con vencimiento el 13 de marzo de 2013; el 11 de octubre, con Banorte, por 10 millones de pesos, que vence el 9 de abril de 2013, y el 12 de octubre, con Interacciones, por 40 millones de pesos, que venció el 9 de enero de 2013. Estos créditos fueron contratados con una Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE) a 28 días, más una tasa de interés de entre tres y cinco por ciento.

El 2 de marzo de 2011, el municipio contrató un crédito de largo plazo con Banobras por 124 millones de pesos, que vencerá el 2 de marzo del año 2031, con una TIIE a 28 días más 2.31 puntos porcentuales.

El pasado 25 de octubre de 2012, el Congreso local le autorizó al gobierno de Joaquín González endeudarse por 130 millones de pesos, para enfrentar los créditos de corto plazo que había contratado. Sin embargo, el destino de los créditos de esos empréstitos no fue informado al Cabildo.

A pesar de los empréstitos, los adeudos con proveedores y concesionarios de servicios no se solucionaron, a la empresa de generación y distribución de energía eléctrica Energía y Agua Pura de Cozumel, S. de R.L. de C.V., se le deben seis millones de pesos. A la concesionaria de la recoja de basura doméstica, Promotora Ambiental, S.A. de C.V., actualmente se le deben cerca de ocho millones de pesos, aunque la deuda había alcanzado los 15.6 millones hasta el mes de enero.

La deuda real a proveedores se mantiene oculta por parte de la Tesorería municipal, mientras que a la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado le adeuda dos millones de pesos por consumos.

En materia de seguridad, desde 2008 no se han renovado patrullas, y el pago en las prestaciones de los policías de tres millones de pesos se retrasaron.

Los problemas financieros de la Comuna empujaron al gobierno de Joaquín González a reducir obras de repavimentación, el 25% de las vialidades se encuentran en mal estado, principalmente en las colonia San Miguel I y II, Gonzalo Guerrero, Emiliano Zapata y San Gervasio.

La compra de luminarias se suspendió y a la fecha el 37.5% de las ocho mil lámparas de calles, avenidas y parques de Cozumel están fuera de servicio.

Para tapar los “hoyos” financieros el Ayuntamiento ha tenido que deshacerse del patrimonio municipal. Tal es el caso de tres predios embargados a sus propietarios por adeudo de impuesto predial y que se vendieron o permutaron para enfrentar pagos vencidos con proveedores y gasto corriente. Uno de estos predios está ubicado en la colonia 10 de abril. Mide cinco mil metros cuadrados y fue vendido en dos millones de pesos a Benjamín Marqueda Navarrete, sin que existan registros sobre el proceso de subasta pública.

El gobierno municipal tiene planes de desprenderse de otros inmuebles como es el terreno donado por el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) en la Marina Cozumel y la emblemática Plaza del Sol, cuyos locales en los dos últimos años se han ido deteriorando por la falta de mantenimiento. También se tiene previsto vender un edificio comercial ubicado en el primer cuadro de la ciudad, proceso de venta que fue aprobado en la sesión extraordinaria de Cabildo número 40, celebrada el 19 de octubre de 2012; se desconoce cuál es su valor.

El adelgazamiento de la nómina ha llevado al municipio a prescindir de 179 trabajadores, pero no ha sido suficiente. El compromiso de Joaquín González, a mediados de septiembre de 2012, fue dar de baja a entre 400 y 500 trabajadores. Por esas fechas distintos medios reportaron la existencia de una plantilla de aviadores de alrededor de 200 personas, entre las que figuran Víctor Cruz Vivas, quien cobraba alrededor de cinco mil pesos quincenales en la nómina de la Dirección de Atención a la Juventud.  Cruz Vivas, hijo de Víctor Amador Cruz Puc, ex jefe de nóminas de la dirección de Recursos Humano, cobró salario sin radicar en Cozumel.

A nivel de turismo, la falta de promoción y habilidad con las navieras, resultó en una baja de 93 cruceros para el 2012 con relación al 2011 cuando llegaron mil un trasatlánticos.

Durante los meses en los que esperaba tomar posesión como presidente municipal para el período 2011-2013, Aurelio Joaquín habló en una rueda de prensa en un restaurante del centro de la ciudad, de crear mecanismos para definir los resultados de las acciones y trabajos de promoción turística. Ha pasado el tiempo y hasta el momento no se conocen ni se sabe de parámetros, como lo ha aceptado a este rotativo el propio personal de la “renovada” dirección general de Turismo municipal.

El día de su toma de protesta en el parque Quintana Roo, el 10 de abril de 2011, ante el gobernador del estado, Joaquín González dijo en su discurso: “Me comprometo a que este gobierno será el que más recursos estatales y federales consiga en la historia de Cozumel”.

Bajo el eslogan de “un presidente cercano a su gente”, Joaquín González prometió a la población audiencias públicas. Un día después de tomar posesión en su cargo, el alcalde organizó una de esas reuniones en la que participaron todos sus directores. Hasta la fecha no ha habido una más.

En opinión del regidor de extracción panista, Jesús Zetina Tejero, la administración de Joaquín González será recordada como una gestión que “no cumplió con las altas expectativas que tuvo (de ella) la población cozumeleña”, principalmente por estar involucrada en la polémica y no garantizar los suficientes servicios como seguridad, bacheo y reparación de luminarias.

“No se puede tapar el sol con un dedo, si las cosas están mal. Esta situación es causada por la falta de recursos y los constantes préstamos solicitados” (sic), dijo el concejal.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios