15 de Julio de 2018

Quintana Roo

Esta enfermedad puede provocar que desprecies tu cuerpo

Los psiquiatras valoran ciertas actitudes para determinar que se padece este trastorno.

El trastorno dismórfico corporal puede ser detectado también por los cirujanos plásticos. (Contexto/Internet)
El trastorno dismórfico corporal puede ser detectado también por los cirujanos plásticos. (Contexto/Internet)
Compartir en Facebook Esta enfermedad puede provocar que desprecies tu cuerpo	Compartir en Twiiter Esta enfermedad puede provocar que desprecies tu cuerpo

Teresa Pérez/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Uno de cada 10 de los pacientes que acude al cirujano plástico en busca de una cirugía estética presenta el trastorno dismórfico corporal (TDC) o dismorfofobia.

Este padecimiento ocasiona que vean a la cirugía plástica como la primera opción para modificar el cuerpo hasta llegar a la adicción; el problema es que estos pacientes no consiguen satisfacción, explicó Adolfo Rafael Kú León, especialista en cirugía plástica reconstructiva, en un estudio del TDC.

También te puede interesar: Quintana Roo, una opción para el turismo médico

Para estos pacientes no hay límites, y cuando acuden al especialista una y otra vez a solicitar valoración para otra cirugía estética, se debe tener en cuenta como signo de alarma, pues habitualmente está inconforme con los resultados quirúrgicos pese a que el procedimiento haya sido exitoso.

Para Eugenia Baranda Hoz, ex presidenta del Colegio de Cirujanos Plásticos en Quintana Roo, estos pacientes tienen una visión distorsionada de su cuerpo, pues lo encuentran feo y deforme.

“El médico tiene la obligación ética de parar cualquier procedimiento quirúrgico en pacientes que insistan en volver al quirófano para otra cirugía, pues no lograrán estar satisfechos con nada”, explicó la especialista.

Diagnóstico oportuno

La psiquiatra Adriana Harumi Hirata Hernández, comentó que los cirujanos plásticos se enfrentan con esta patología, el problema es que pasa desapercibida, por ello, la importancia para que se haga un diagnóstico oportuno para iniciar en ellos un tratamiento para que superen esa inconformidad de cómo se ve su cuerpo.

“El médico que se preste a hacer cirugías en estos pacientes no es ético, a estos no hay que operarlos y vas a acabar deformando pacientes y detectar que un paciente se opere cada seis meses o cada año, pues esto se vuelve un vicio, tenemos que detectar el trastorno por el bien del paciente”, agregó Baranda Hoz.

No están conformes con su cuerpo

De acuerdo con la psiquiatra, estos pacientes son muy despectivos de su propia apariencia, incluso, en casos extremos, el no estar a gusto con su aspecto, tienden a aislarse, su conducta es obsesiva y destructiva y recurre a dietas, tratamientos de belleza, asesores de imagen, cirugías plásticas y con alta preocupación en su autoimagen.

Las principales partes del cuerpo de las que no están conformes son: la forma de la nariz, abdomen, cuello, mandíbula, cabello, boca, senos, manos, piernas, glúteos, pies, o incluso, genitales, concluyó la ex presidenta del Colegio de Cirujanos Plásticos en Quintana Roo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios