18 de Junio de 2018

Policía

Tiran a la basura evidencia de ejecución de ‘El Poncho’

De acuerdo a la autoridad, el hospital PlayaMed podría incurrir en el delito de encubrimiento.

Continúan las investigaciones de la doble ejecución en el hospital. (Redacción/SIPSE)
Continúan las investigaciones de la doble ejecución en el hospital. (Redacción/SIPSE)
Compartir en Facebook Tiran a la basura evidencia de ejecución de ‘El Poncho’Compartir en Twiiter Tiran a la basura evidencia de ejecución de ‘El Poncho’

Redacción/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Cuando Alfonso N, alias “El Poncho”, líder del Cártel del Golfo (CDG) fue ejecutado en la habitación 17 del hospital PlayaMed, junto a su pareja sentimental, las autoridades ministeriales pidieron los videos a la clínica, ésta se negó y al día siguiente tras asegurar el lugar solicitaron nuevamente el material, pero la respuesta fue que un corto circuito lo averió, entonces requirieron el material descompuesto, pero les contestaron que lo tiraron a la basura.

Dicha clínica incurriría en el delito de encubrimiento, señala en el Artículo 231 del Código Penal del Estado, que después de la ejecución de un hecho delictivo y sin haber participado en éste, al que auxilie al imputado o altere, oculte, destruya, haga desaparecer los rastros de prueba o instrumentos del delito, será responsable de esta conducta delictiva.

También te puede interesar: Cortocircuito 'quema' evidencia de ejecución de 'El Poncho'

El castigo de quien cometa dicho delito será de uno a tres años de prisión y de 50 a 100 salarios mínimos. La misma pena se aplicará a quien requerido por la autoridad, no dé auxilio para la investigación o para la persecución de los delitos.

El agente del Ministerio Público del Fuero Común (MPFC), que inició la carpeta de investigación por el doble homicidio, deberá citar a declarar al personal de la clínica para que rinda su declaración sobre los hechos.

Sin embargo, como están ocultando la evidencia como las imágenes de circuito cerrado de testigos pudiera cambiar su condición a imputado por el hecho de que se están negando a entregar la evidencia que ayude a las autoridades a esclarecer los hechos.

El ataque y doble homicidio se registró el domingo 4 de este mes, un grupo de sicarios ingresó a la clínica privada que se ubica entre las avenidas Nader y Uxmal, ubicaron la habitación 17 y ejecutaron a “El Poncho”, líder del CDG y a su pareja sentimental.

La evidencia quedó grabada en las cámaras de circuito cerrado del hospital, pero ese día se negaron los empleados a entregar los videos, fue entonces que las autoridades ministeriales pusieron cinta amarilla en el área administrativa donde supuestamente se encontraba el equipo de cómputo.

Datos oficiales señalaron que al día siguiente fue personal de la Fiscalía para pedir los videos, pero fueron sorprendidos de nuevo, les habían mentido, porque en la oficina que había asegurado no se encontraban las computadoras donde estaban almacenados los videos diarios.

La fuente señaló que los empleados les dijeron que los cerebros de las computadoras estaban en otro lugar, pero que les había caído un rayo y se había quemado por una descarga eléctrica.

Cuando los agentes investigadores solicitaron los discos duros de los equipos, les dijeron que no los tenía porque los habían tirado a la basura.

Al respecto, la Fiscalía señaló que por la secrecía no podían decir cómo va la investigación.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios