24 de Junio de 2018

Quintana Roo

Piden denunciar al 060 amenazas a tortugas

Esta medida se tomó tras la sustracción de huevos de esta especie el pasado fin de semana en Isla Blanca.

Extraer, comprar, vender, consumir o molestar a una especie en peligro de extinción, es un delito que se paga con uno a nueve años de prisión y multas muy elevadas. (Israel Leal/SIPSE)
Extraer, comprar, vender, consumir o molestar a una especie en peligro de extinción, es un delito que se paga con uno a nueve años de prisión y multas muy elevadas. (Israel Leal/SIPSE)
Compartir en Facebook Piden denunciar al 060 amenazas a tortugas Compartir en Twiiter Piden denunciar al 060 amenazas a tortugas

Abigail Becerra/SIPSE
CANCÚN, Q.Roo.- Tras la sustracción de huevos de tortuga el pasado fin de semana en Isla Blanca, la Dirección de Ecología municipal exhortó a los ciudadanos a denunciar al 060 cualquier amenaza hacia esta u otras especies protegidas.

Debido a que Benito Juárez atraviesa la temporada de anidación de mayo a octubre de la tortuga marina, para proteger esta especie que está en peligro de extinción, según la Norma Oficial 059/Semarnat/2010, la dependencia municipal vigila las playas de Puerto Cancún y Puerto Morelos de forma nocturna, con la colaboración de dos inspectores y 40 voluntarios universitarios para cuidar los 47 nidos contabilizados durante este año, dijo Lorena Flores Dzul, bióloga de la Dirección de Ecología.

Expresó que con esta estrategia y la alta participación del sector hotelero es casi imposible que saqueadores de huevos de tortuga cumplan con su cometido, ya que son instalados corrales de protección a lo largo de la línea de costa, donde todos los huevos localizados son transplantados a los corrales de protección hasta que nacen las crías.

Indicó que la participación de la población interviene cuando las personas, dañan, molestan o alteran el curso natural de las tortugas en su anidación o durante su eclosión.

“Los factores que impiden cumplir con su proceso natural es la proximidad de las personas y la luz, por lo que queda prohibido alumbrarlas o tomarles fotografías con flash en la parte de la cara, así como hacer ruido, porque son muy sensibles a la luz y a la presencia humana”, apuntó.

La bióloga puntualizó que extraer, comprar, vender, consumir o molestar una especie en peligro de extinción es un delito que se paga con uno a nueve años de prisión y multas muy elevadas.

El pasado domingo eclosionaron 236 crías de la especie Cahuama; a finales de agosto iniciarán con la campaña de sensibilización y liberación de tortugas, por lo que aquellas personas que quieran participar deberán dirigir un oficio a la directora general de Ecología, Gabriela Romero Resendiz, y lograr su inclusión en los grupos controlados como lo designa el permiso operación de campamento tortuga.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios