16 de Diciembre de 2018

Chetumal

Falsos extorsionadores, buscan "diversión"

De las mil 200 llamadas de todo tipo que recibe el número de emergencias, entre el 50% y 54.16% resultan falsas o de “bromistas.

Los adolescentes optan por realizar llamadas de extorsión o falsa alarma de bomba, en busca de adrenalina. (Harold Alcocer/SIPSE)
Los adolescentes optan por realizar llamadas de extorsión o falsa alarma de bomba, en busca de adrenalina. (Harold Alcocer/SIPSE)
Compartir en Facebook Falsos extorsionadores, buscan "diversión" Compartir en Twiiter Falsos extorsionadores, buscan "diversión"

Enrique Mena/SIPSE
CHETUMAL, Q.Roo.- En búsqueda de emociones fuertes y con el afán de sentir la adrenalina es que adolescentes se atreven a hacer una llamada de extorsión al azar o lanzar alertas de bomba en determinados sitios, acciones que marcan una nueva tendencia de “diversión” que, por simple juego, ocasionan un estatus de temor generalizado en las víctimas, problemas cardiacos y quebranto de la tranquilidad, considera la presidenta del Colegio Integral de Psicoterapeutas de Quintana Roo, Guadalupe Pelayo Velázquez.

El número de emergencias 066 registra al día de 20 a 30 llamadas de denuncia de algún tipo de extorsión en toda la geografía estatal, seis o siete de ellas en Chetumal, mientras que el Semáforo Delictivo Nacional 2013 ubica a Quintana Roo en el segundo sitio en cuanto a llamadas de extorsión se refiere con una tasa porcentual de 18.26% por cada 100 mil habitantes, justo debajo de Guanajuato, con 36.27%.

Guadalupe Pelayo Velázquez, también directora del Centro de Atención Psicológica Integral (Capsi) en Chetumal, explica que regularmente personas que han sido víctimas de este delito acuden a solicitar ayuda para que, con atención especializada puedan sobrellevar los efectos mentales negativos derivados de la mala experiencia a que fueron sometidos.

Estos adolescentes se atreven a hacer una llamada telefónica a planteles educativos afirmando la instalación de artefactos explosivos con la única finalidad de la suspensión de labores y con ello librarse de la jornada educativa.

Otros incluso entablan comunicación telefónica con particulares, adoptando las características de una extorsión sin esperar nada a cambio, salvo el sencillo hecho de que el organismo produzca adrenalina, estimulando la liberación de dopamina en el sistema nervioso central para tener la sensación de bienestar anímico, en una especie de adicción.

Recuperar la calma, paciencia y tranquilidad requiere de terapia individual o grupal, con enfoque a generar nuevamente esa confianza perdida en acciones de la cotidianeidad, como la misma interacción con segundas y terceras personas.

Claro ejemplo el de personas que, incluso, reflejan temor al escuchar el timbre de un teléfono, claxon o similares.

Lo recomendable es aplicar medidas de seguridad, cesar en la actitud de proporcionar datos personales por redes sociales a “diestra y siniestra”, o a cualquier persona que los solicite de manera inesperada.

De las mil 200 llamadas de todo tipo que recibe el número de emergencias 066, entre el 50% y 54.16% resultan falsas o de “bromistas” que utilizan el medio para hacer algún tipo de burla, insulto o falsear información al operador.

De igual forma, de las 40 a 50 llamadas que recibe el número 089 de Denuncia Anónima sobre acciones de narcomenudeo o extorsión, al menos la mitad resultan falsas. El exhorto, de la misma Secretaría Estatal de Seguridad Pública (SESP) es el uso responsable de los números de emergencia.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios