22 de Octubre de 2018

Chetumal

"Si tenemos para pavo lo compramos, sino terminamos comiendo pollo"

Familias de escasos recursos esperan ver si logran juntar dinero para los regalos y la cena.

En las colonias irregulares de Chetumal, se puede apreciar la necesidad económica. (Eddy Bonilla/ SIPSE)
En las colonias irregulares de Chetumal, se puede apreciar la necesidad económica. (Eddy Bonilla/ SIPSE)
Compartir en Facebook "Si tenemos para pavo lo compramos, sino terminamos comiendo pollo"Compartir en Twiiter "Si tenemos para pavo lo compramos, sino terminamos comiendo pollo"

Paloma Wong/ SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- La situación económica de las familias empieza a disminuir la expectativa de los papás para la compra de regalos y la cena de Navidad, pues esperarán ver hasta cuánto podrán juntar para este día.

Escarlet Cano, con apenas cuatro años cumplidos espera una muñeca como regalo de Navidad, pero esta pudiera no llegar, ante la situación económica de su familia, pues en su vivienda no solo vive ella y sus padres, sino que también su abuelita y otros tíos, y unos cuantos primos.

También te puede interesar: Bacalar, sin recursos para equipar dispensarios médicos

“Me gustan mucho las muñecas, a ellas las cuido, las peino y les cambio sus ropitas, porque son como unas bebés para mí”, explicó.

Cada año, la pequeña recibe un obsequio de parte de sus padres, quienes hacen un gran esfuerzo para comprar todo lo de la cena navideña, que consiste en un pollo, así como comprarle su regalo a la niña que consiste en ropa y zapatos.

Santa Claus

Escarlet todavía no sabe quién es Santa Claus, pero su fascinación por las muñecas, la obligan a pedirle a sus padres una muñeca de regalo

En las colonias irregulares de Chetumal, se puede apreciar la necesidad económica a la que se enfrentan todos los días las familias, quienes precisamente a la falta de recursos y un empleo formal que les permita tener un patrimonio, los habitantes del asentamiento Espíritu Santo cada día luchan por salir adelante y mantener a flote a sus familias, indicó doña María Cano, abuelita de la menor.

“Pues en las Navidades siempre esperamos a que llegue el día para saber qué preparar, si tenemos para pavo lo compramos, sino terminamos comiendo pollo. El pavo solo comemos cuando nos juntamos varias familias o personas altruistas nos traen un poco”, detalló Norma N.

Explicó que como está la situación financiera en este cierre de año, considera que los menores del hogar que son tres de ocho personas que viven en la misma casa, no tendrán regalos porque prefieren comprar ropa y juntar dinero para lo que será la cuesta de enero.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios