19 de Agosto de 2019

Chetumal

Inician labor de convencimiento para abrirle paso al Tren Maya

Invitan a ejidatarios y propietarios a que donen predios para las estaciones.

El gobierno federal reconoció que convencer a los miles de propietarios no es tarea fácil. (Daniel Tejada/SIPSE)
El gobierno federal reconoció que convencer a los miles de propietarios no es tarea fácil. (Daniel Tejada/SIPSE)
Compartir en Facebook Inician labor de convencimiento para abrirle paso al Tren MayaCompartir en Twiiter Inician labor de convencimiento para abrirle paso al Tren Maya

Ángel Castilla/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- El Gobierno Federal se encuentra en pláticas con ejidatarios y propietarios privados de tierras en Quintana Roo, ubicadas en la ruta del Tren Maya, para que participen como socios mediante la donación de los predios que servirán para las estaciones.

Pablo Careaga Córdova, responsable del tramo Tulum-Chetumal del Gobierno Federal, dijo que por lo menos, cada una de las tres estaciones y el taller necesitan cerca de seis hectáreas para su desarrollo.

Dijo que las pláticas iniciaron hace apenas tres meses y reconoció que convencer a los miles de propietarios de que se sumen al Tren Maya, no es tarea fácil.

“En el esquema del Fideicomiso de Inversión y Bienes Raíces (Fibra) se invita a los dueños de la tierra a asociarse al proyecto por medio de la aportación de capital en tierra, pero también puede ser dinero”, dijo.

Esta primera etapa es “’súbete al negocio, aporta tu tierra’, porque en ella queremos poner una de las estaciones junto con el polo de desarrollo que va a emerger alrededor de esa estación y como todo socio de una compañía tendrá acciones y es acreedor a las utilidades que se genere, además de ganar cuando suban las acciones”, explicó.

Indicó que en el tramo Tulum-Chetumal se proyecta la instalación de tres paradas, una en Tulum, otra en Felipe Carrillo Puerto y una más en Bacalar, además de la posibilidad de poner los talleres de servicio en la capital del estado.

Precisó que se pretende reordenar el crecimiento urbano, mantener una proporción de 70% de áreas verdes de conservación y 30% urbanizado.

“Para una estación necesitas tres, cuatro, cinco hasta seis hectáreas, pero alrededor de esa estación sí podemos tener mil, dos mil hectáreas o cinco mil es mejor, la idea es que el proyecto crezca durante los siguientes 50 años de forma ordenada”, dijo.

De acuerdo con las perspectivas del Tren Maya, se prevé que los primeros cuatro años de la administración federal sean para la construcción e iniciar operaciones en el quinto año.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name