Inician con la ‘Alborada’ los festejos mayas en Tulum

La ceremonia es en honor a la Santa Patrona del lugar y se replica en diferentes centros ceremoniales.
|
Las fiestas en honor a la Santa Patrona de Tulum iniciaron el 30 de septiembre. (Sara Cauich/SIPSE)
Las fiestas en honor a la Santa Patrona de Tulum iniciaron el 30 de septiembre. (Sara Cauich/SIPSE)

Sara Cauich/SIPSE
TULUM, Q. Roo.- Este fin de mes revivirán centenarias costumbres los dignatarios mayas que enmarcan los festejos de la feria de octubre, según dio a conocer el dignatario maya, Víctor Balam Catzin.

El 30 de septiembre de cada año, por la noche, tiene lugar la celebración llamada por los pobladores ‘Alborada’, en honor a la Santa Patrona del lugar y que se replica en cada centro ceremonial. 

También te puede interesar: Con colores llamativos invitan a celebrar el año nuevo maya

La noche del 30 de septiembre, participan los gremios que recorren algunas calles y salen de las viviendas de las familias de fundadores de Tulum, hasta llegar al centro ceremonial donde llevan a cabo rezos en honor a la Santa Patrona.

Al término, llevan a cabo el toreo de vaquillas y finalmente durante las primeras horas de la mañana del 1 de octubre, se realiza el Mat´am, que en lengua maya significa regalo, y es la comida que se obsequia y reparte para todo el que asiste a estos festejos. Esta comida la proporciona el anfitrión. Este es el evento previo al festejo.

La feria en sí arranca el 7 de octubre con noche de vaquería, 15 de octubre  será el último baile de vaquería. 

Ceremonia concurrida

Los participantes llegan de otros centros ceremoniales tales como Chupón, Tixcacal Guardia, Señor y otros puntos de la zona maya. 

En la jornada diaria de estos festejos, los dignatarios mayas, sus familias y demás asistentes de la etnia maya, llevan a cabo misas a la Santa Patrona de acuerdo a los usos y costumbres, todo ello en el centro ceremonial de esta ciudad.

Quienes son partícipes de estas ceremonias, deben apegarse a la tradición. Al centro ceremonial maya se ingresa descalzo para llevar a cabo las ceremonias al interior, donde solo concurre un reducido grupo de personas.

En un año se hacen dos festejos, el de marzo al que llaman la fiesta larga y el de octubre. Cuentan con los permisos de las autoridades tanto estatales como municipales. No se trata de una fiesta comercial, sino con la finalidad de preservar las costumbres, dijo.