12 de Noviembre de 2018

Fieles chetumaleños participan en Viacrucis

La representación número 170 que se realizó en la capital convocó cerca de mil 500 católicos que presenciaron las 14 estaciones.

El recorrido concluyó a las dos y media de la tarde, momento en el cual asistentes comenzaron a salir del lugar en dirección al balneario público Dos Mulas. (Paloma Wong/SIPSE)
El recorrido concluyó a las dos y media de la tarde, momento en el cual asistentes comenzaron a salir del lugar en dirección al balneario público Dos Mulas. (Paloma Wong/SIPSE)
Compartir en Facebook Fieles chetumaleños participan en Viacrucis Compartir en Twiiter Fieles chetumaleños participan en Viacrucis

 Paloma Wong/SIPSE

CHETUMAL, Q.Roo.-El calor sofocante del mediodía tropical no fue obstáculo para que cerca de mil 500 fieles católicos presenciaran la representación número 170, de las 14 estaciones por las cuales pasó Jesucristo hace más de dos mil años hasta su muerte en la cruz, para el perdón de los pecados.

El termómetro marcaba los 31 grados centígrados, con una sensación térmica que recordaba un horno, pero ello no fue impedimento para que los participantes en el Viacrucis viviente de la parroquia de la Divina Providencia iniciaran con su representación.

El primero en llegar fue Marcos Requena, quien personificó a Jesús; posteriormente comenzaron a entrar los personajes más importantes. Al mismo tiempo, de manera paulatina, ingresaban los espectadores chetumaleños al patio de la parroquia, por lo que fue en punto de las 13 horas se escucharon las primeras palabras de la representación católica a cargo del padre Michael Pakenham, que dieron paso al inicio de la sentencia de Jesús a Muerte, que hace referencia a la Primera Estación.

Luego se trasladaron hacia la calle Esteban B. Calderón donde se escenifica el momento en que Jesús carga la cruz, la Segunda Estación. Pasos más adelante se escenifica la Tercera Estación, es decir, cuando cae por primera vez con la cruz a cuestas.

El camino continuó hacia la Calzada Veracruz (y no Salvador Alvarado, como inicialmente se manejó) para tomar la avenida CNC.

En este tramo se representó el momento en que Jesús encontró a su madre María, quien fue personificado por Lluvia Poot Rodríguez. Durante esta parte del trayecto, los trabajadores de los comercios salían a ver unos minutos la representación significativa de este Viernes Santo.

Las siguientes estaciones hasta la Novena, se realizaron durante el trayecto de la avenida CNC con dirección a la avenida Universidad, donde se ubica el patio del Centro Cultural Católico (CECUCA) que ahora corresponde al Seminario Menor. En esos momentos se recordó cuando Simón le ayudó a Jesús a cargar la cruz, posteriormente Verónica limpió el sudor del rostro del Señor.

La Séptima estación habla de la segunda caída con la cruz, la Octava es el momento en que Jesús consuela a las mujeres de Jerusalén y la Novena es cuando cae por tercera vez. Estas paradas son a lo largo del camino, a fin de  reflexionar en cada una de las estaciones.

Si bien este recorrido debe hacer referencia al camino que tuvo que seguir Jesús hasta el Monte Calvario, en esta ocasión no fue así, debido a que muchas personas prefirieron ahorrarse la caminata y aguardar a la puerta de sus respectivos hogares a que pasara la procesión para integrarse en el recorrido, mientras que otros sólo acudieron a la iglesia y luego se adelantaron hasta el CECUCA en espera de que llegaran los caminantes para presenciar las últimas estaciones, entre las cuales destaca la crucifixión.

Asimismo, los fieles que acudieron y caminaron junto a los personajes, estuvieron más ocupados en tomar la foto o de ver que sucedía, que en rezar y entonar los cánticos referentes a esta procesión.

Los que no pudieron faltar en este Viacrucis, fueron los vendedores ambulantes, quienes también caminaron a la par con el numeroso grupo, ofreciendo sus bebidas dulces y agua natural.

Minutos antes de las 14:00 horas, cuando ingresaron al CECUCA, la mirada de Jesús (Marcos Requena), luciá fatigada, aunque esto no impidió que concluyera con las todas estaciones, es decir, la Décima que representa el momento en que Jesús es despojado de sus vestiduras, posteriormente el momento en que es crucificado y muere, para dar seguimiento al momento en que es bajado de la cruz y sepultado.

En el enorme patio, algunas personas no perdieron de vista la escenificación, mientras que otros se cobijaron bajo los árboles, evitando quemaduras por amplia exposición al sol, que brilló en todo su esplendor.

Este recorrido concluyó las dos y media de la tarde, momento en el cual asistentes comenzaron a salir del lugar con dirección al cercano balneario público Dos Mulas, seguramente para refrescarse y rematar la tarde con amena reunión en familia.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios