22 de Julio de 2018

Chetumal

“Fragmentado”, buena pero con grietas

Buena trama, actuaciones y suspenso... pero Shyamalan no logra meternos del todo en el filme

El libreto explota los vagos conocimientos populares acerca del extraño trastorno de identidad múltiple. (Contexto/Internet)
El libreto explota los vagos conocimientos populares acerca del extraño trastorno de identidad múltiple. (Contexto/Internet)
Compartir en Facebook “Fragmentado”, buena pero con grietasCompartir en Twiiter “Fragmentado”, buena pero con grietas

Por Rafael R. Deustúa

Si un escritor-director se esfuerza por ser original ése es M. Night Shyamalan, quién también pagado el precio por ello con una filmografía dispareja en calidad, pues no siempre llevó a buen puerto sus ideas. Ahora ofrece un filme bien estructurado con distintas capas, una película correcta en hechura pero que no termina de convencer, precisamente por esa corrección.

Tras una fiesta de cumpleaños, Claire y Marcia -quinceañeras populares en su escuela- son secuestradas junto a la “friki” Casey. Despiertan en un calabozo y pronto descubren que su captor está loco, pues exhibe diversas personalidades, cada una de las cuales las trata diferente, pero todas coinciden en que deben cuidarlas en lo que llega “la bestia”, a la cuál serán sacrificadas.

También te puede interesar: Película de Vin Diesel mala, pero divertida

El libreto explota los vagos conocimientos populares acerca del extraño trastorno de identidad múltiple, donde una persona tiene varias personalidades que comparten un cuerpo, para crear una especie de mito urbano con ellos. También se basa en estereotipos sociales para crear sus personajes, pero realmente logra una receta interesante con esos ingredientes.

Como director el reto para Shyamalan era explicar el transtorno de su villano y darle credibilidad suficiente mientras creaba el suspenso necesario con el secuestro de las chicas para poder avanzar en su historia mas allá de lo conocido. Para lograrlo basó su estrategia en buenas actuaciones y en un desarrollo de eventos aparentemente lógico, pero rápido para no dar tiempo de ver la falacia.

La primer parte del plan funciona gracias a James McAvoy, espectacular al cambiar de una personalidad a otra sólo con expresiones faciales; Anya Taylor-Joy, efectiva al retratar a la introvertida Casey y la veterana Betty Bucley, quién da credibilidad a los mitos como una psicóloga que los investiga.

Es la segunda parte del plan, la narrativa, la que no consigue redondear el director. Nos interesa con el secuestro y desarrolla suspenso por el destino de las chicas, pero no consigue que nos metamos de lleno en el filme, que nos involucremos emocionalmente y eso hace la diferencia.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios