18 de Septiembre de 2018

Quintana Roo

Grandes negocios aplastan a fruterías

Las pérdidas aumentan, ya que al no poder hacer frente a los supermercados tienen que rematar su producto.

Los comerciantes ven complicada la opción de ofrecer ofertas como las de los centros de autoservicio: las pérdidas serían cuantiosas. (Tomás Álvarez/SIPSE)
Los comerciantes ven complicada la opción de ofrecer ofertas como las de los centros de autoservicio: las pérdidas serían cuantiosas. (Tomás Álvarez/SIPSE)
Compartir en Facebook Grandes negocios <i>aplastan</i> a fruterías Compartir en Twiiter Grandes negocios <i>aplastan</i> a fruterías

Oskar Mijangos/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Los días de bonanza para las fruterías han acabado, las pérdidas aumentan, ya que al no poder hacer frente a los grandes supermercados tienen que rematar sus frutas y verduras para recuperar un poco de lo invertido, aunque esto signifique vender su producto varios pesos debajo de lo que pagaron.

El comerciante José Luis Chimal Dzib señala que los grandes supermercados los tienen “contra la lona”, las constantes ofertas y los sistemas de refrigeración de los grandes negocios les han quitado a la mayoría de sus clientes.

Como ejemplo señala que el tomate lo compró a 18 pesos el kilo la primera semana de diciembre. Hasta ayer más de 50% del producto no se ha vendido, por eso tiene que separar los frutos que están a punto de podrirse para rematarlos, inclusive a 10 pesos el kilo, lo que significa una pérdida de ocho pesos por cada uno que venda.

Claudia Lara Villamil, trabajadora de un supermercado, dice que el área de frutas y verduras es una de las que más movimiento de clientes presenta, sobre todo los miércoles, cuando se lanzan infinidad de ofertas, como el kilo de naranja a dos pesos.

Son precios que a su parecer son difíciles de encontrar en las fruterías a lo largo de la ciudad, ella compra en los pequeños comercios sólo cuando se le olvidó adquirir alguna fruta o verdura en el supermercado, no llegando adquirir ni medio kilo.

Felipe Cancino Sánchez, comerciante, dice que es muy difícil lanzar ofertas como las de los grandes comercios, la cantidad de producto que él compra no se compara con los pedidos de los supermercados.

Esa es la razón por la cual no puede dar a sus clientes kilos de dos o tres pesos, ya que de hacerlo la pérdida sería mayúscula, aseguró.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios