23 de Septiembre de 2018

Quintana Roo

Gobernador electo arropa a Miguel Ramón

Conoce el negro historial que arrastra el ex presidente municipal de Solidaridad.

Fue elegido como el encargado del Enlace de Agenda Legislativa. (Redacción/SIPSE)
Fue elegido como el encargado del Enlace de Agenda Legislativa. (Redacción/SIPSE)
Compartir en Facebook Gobernador electo arropa a Miguel RamónCompartir en Twiiter Gobernador electo arropa a Miguel Ramón

Redacción
CANCÚN, Q. Roo.- Violación, corrupción, quiebras empresariales y un intento de ejecución, son parte del negro historial que arrastra el ex presidente municipal de Solidaridad, Miguel Ramón Martín Azueta, elegido por el gobernador electo de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, como el encargado del Enlace de Agenda Legislativa en su equipo de transición. 

El incómodo político es conocido en Solidaridad como el primer presidente municipal que impregnó de corrupción y vicios a la administración hace 16 años.

En diciembre de 2001 comenzó la construcción del muelle de Ultramar. Martín Azueta lo aprobó sin dar conocimiento del hecho, pero el tema se filtró a la opinión pública que prontamente se movilizó; organizaciones ambientalistas han dado registro histórico de esa estructura que complació el entonces edil, y que generó un impacto negativo al medio ambiente.

También te puede interesar: Mora Vallejo se ‘cuela’ al equipo de transición

El proyecto se anunció en la Secretaría de Comunicaciones de Transportes (SCT) como un embarcadero, y ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) se dijo que sería una estructura de mediano calado; y el permiso que se les dio fue para seis metros de ancho, pero terminó en uno de 12; todo esto sin informar a las autoridades federales del arrecife Jardines, que está enfrente.

El muelle lo avaló Miguel Ramón con los permisos de construcción en el suelo que administra el Ayuntamiento, pero con ello desapareció la playa pública de la boca de calle de la avenida Constituyentes; tan ilegal fue el proyecto, que en los años 2006, 2009 y 2015 enfrentó procedimientos administrativos de las autoridades federales.

Violación, dinero y poder

Quienes lo conocieron de cerca y de lejos, aseguran que en su mandato se caracterizó por algo que ahora se conoce como uso indebido de la función pública, lo que le hubiera merecido la cárcel; de todo el anecdotario que se le achaca, un caso fue meritorio de una averiguación previa, cuando apenas comenzaba su trienio.

La averiguación 529/2000 fue interpuesta por una mujer que se desempeñaba como secretaria de la presidencia. La denuncia fue por el delito de violación y el acusado fue nada más y nada menos que Miguel Ramón Martín Azueta, presidente municipal en funciones en ese entonces.

Quien hoy forma parte del equipo de transición de Carlos Joaquín, no fue a la cárcel ni enfrentó proceso alguno por ese caso. El anecdotario reza que una negociación política hizo desistir a la víctima, a cambio de “empujar” la candidatura a la presidencia de otro político. 

Después de Miguel Ramón, Gabriel Mendicuti Loría fue el presidente municipal, que llegó acompañado de Carlos Joaquín González, quien trabajaba como contador en alguna de las empresas de Mendicuti Loría.

En 2004, poco antes de que Carlos Joaquín sucediera a Mendicuti Loría, lanzó “El Quintanarroense”, un periódico estatal que duraría hasta 2013.

De hecho, uno de los primeros convenios de publicidad que Miguel Ramón Martín Azueta consiguió con ese medio de comunicación fue con el Ayuntamiento de Solidaridad, cuando Carlos Joaquín González era el edil, el contrato fue por 250 mil pesos mensuales, mismo que fue renovado a lo largo del trienio.

Miguel Ramón Martín Azueta hizo desde la trinchera de los medios de comunicación otros negocios poco exitosos. Ahí figuran varios que serían inversiones de él.

El medio de comunicación oficialista presuntamente fue utilizado para “lavado” de dinero del crimen organizado e igual sirvió para presionar políticos y empresarios.

Hasta antes de ser incluido en el equipo de transición de Carlos Joaquín González, Miguel Ramón Martín Azueta estuvo desaparecido de la escena pública durante algunos años, especialmente desde el 4 octubre de 2011, cuando el cozumeleño fue baleado a bordo de su Mercedes Benz. 

Por motivos aún no esclarecidos a la fecha, mientras circulaba en la carretera Cancún-Playa del Carmen acompañado de su contador Rolando Gómez Carrillo y un escolta, sufrió un intento de ejecución que cobró la vida de Gómez Carrillo.

El encono que carga sobre su espalda es generalizado tanto en la política local, como en la sociedad solidarense, tan es así que un perfil de Facebook que data de 2011, publica a su nombre quejas que parecen amenazas justicieras, y se puede encontrar como MIGUEL RAMON MARTIN AZUETA.

El poco interés de Martín Azueta por ayudar a la población de Solidaridad se reflejó al inicio de su administración (1999-2002), al no dar seguimiento al proyecto de operación del rastro municipal, construido en 1988 por el ex alcalde Rafael Medina Rivero e inaugurado al año siguiente, seis meses antes de que tomara el poder, instalaciones que se convirtieron en un “elefante blanco”. Hoy en día los carniceros y tablajeros compran la carne en Cancún.

A pesar de su oscuro pasado, y los nulos resultados en su paso por la presidencia municipal de Solidaridad, el gobernador electo lo eligió como parte del equipo de transición que “luchará contra  la corrupción y la impunidad”, como aseguró ayer Carlos Joaquín en un comunicado.

Violento desalojo

El municipio no tuvo mejoras, pero sí se dieron hechos violentos como el desalojo del predio “Los Gavilanes” a cargo de 300 policías municipales, luego de ser invadido en diciembre de 2000, hecho en el que hubo lesionados graves.

“Ejemplo a seguir”

El Ministerio Público inició la averiguación previa 713/10/2011 por violación en contra de cuatro jóvenes, de los cuales, dos eran hijos de Martín Azueta; la víctima fue una adolescente compañera de clases quien acudió a realizar una tarea de equipo.

La impunidad para beneficio de la familia del ex alcalde se repitió con su hijo Jorge Miguel Martín Álvarez, ex regidor en la administración de Filiberto Martínez Méndez, quien fue acusado de levantar y secuestrar a un mecánico de Cancún para no pagarle sus servicios.

La preparación académica del joven funcionario fue interrumpida por el ex gobernador Félix González Canto, quien lo nombró asesor político de los entonces legisladores federales Roberto Borge Angulo, Rosario Ortiz Yeladaqui y el hoy gobernador electo, para luego ser regidor. 

En junio de 2002 Martín Azueta fue arrestado brevemente en la zona hotelera de Cancún por conducir en estado de ebriedad y provocar un accidente, época en la que fue nombrado representante de gobierno en la zona norte, pero fue liberado por orden de González Canto.

Castigado

Al término de su administración, fue enviado al Consejo de la Juventud y el Deporte de Quintana Roo (Cojudeq) para que no figurara mucho en la vida política del estado; el paso de Martín Azueta en ese lugar fue gris, pues no hizo nada por los deportistas o la infraestructura deportiva del estado en tres años; y después cedió la batuta a su hermano Jorge Alberto Martín Azueta.

Las quiebras

Durante la gubernatura de Félix González Canto, recibió la gerencia de la pasteurizadora de leche y queso en Bacalar, en la que el gobierno invirtió 10 millones de pesos para su operación; y de la que no se cumplieron las metas de procesar 30 mil litros de leche diarios, por lo que cerró y los ganaderos nunca recibieron el pago por el producto entregado.

Otra de las empresas que montó Martín Azueta fue la embotelladora “Peñafiel” en la que tampoco tuvo éxito. Casi en la quiebra dejó al Colegio Mayaland, cuya administración fue rentada a él por Walter Puc Novelo, cuando éste era comisario ejidal.

Padres de familia de la escuela privada denunciaron en 2011 que el ex alcalde incurrió en maltrato laboral, atraso en los pagos y un deterioro generalizado desde la higiene hasta la seguridad, y la misma infraestructura de la que aún quedan rastros.

Despreciado

A partir de 2011 Martín Azueta bajó sus bonos en el Partido Revolucionario Institucional, en su momento fue considerado para la gubernatura, así como para una legislación federal.

En marzo pasado hubo una fuga masiva de militantes priístas en la que también renunció para seguir a Joaquín González, porque sabía que ganaría.  

Recientemente perdió uno de los predios que se adjudicó durante su paso por la administración de Solidaridad, mismo que fue rematado en 85 millones 625 mil pesos, derivado del expediente 377/2009 de juicio ordinario civil, promovido por Gilberto Zamudio y Héctor José de los Ríos Medina. El terreno está ubicado en la calle Albatros, frente a la playa de dos mil 553 metros cuadrados.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios