14 de Agosto de 2018

Opinión QRoo

El poderío de Chanito

Altera el escenario en el campo de batalla más estratégico de Quintana Roo.

Compartir en Facebook El poderío de ChanitoCompartir en Twiiter El poderío de Chanito

La anunciada selección de José Luis “Chanito” Toledo Medina como candidato perredista a la presidencia municipal de Cancún –respaldado además por PAN y Movimiento Ciudadano–altera el escenario en el campo de batalla más estratégico de Quintana Roo, ya que el ex priista se planta como un adversario altamente competitivo y con todo el arsenal para resistir el oleaje del candidato presidencial moreno Andrés Manuel López Obrador. 

El gobernador Carlos Joaquín González juega certeramente a la política y no es un hombre de rencores, cualidades que aplicó quirúrgicamente en la intensa batalla electoral de 2016, cuando fulminó al inflado priismo comandado por su intempestivo antecesor presidiario Roberto Borge Angulo. 

La coalición encabezada por PAN y PRD tendrá que reaccionar con ese tino estratégico para fortalecer la candidatura de “Chanito” Toledo, aceptada por el gobernador y líder político de esta coalición que no enfrentará batallas de mero trámite, de ahí que esté obligada a cerrar filas poniendo en juego todos sus argumentos para aspirar a la obtención de triunfos como el soñado cinco de junio de 2016. 

Pero la genética incapacidad del perredismo local para tomar acuerdos en armonía ha sido uno de los factores que ha mantenido al partido en la mediocridad electoral, pues han desperdiciado oportunidades inmejorables para crecer políticamente al boicotear a sus propios candidatos. 

Ejemplos sobran, pero uno de los más recordados ocurrió en la pasada contienda por el Senado en 2012, cuando la perredista Luz María Beristain torpedeó a Joaquín González Castro, El Quino, quien encabezaba la fórmula del PRD al Senado invitado por el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador. 

La puñalada de Lady Senadora salió a la perfección, pues al tumbar al competitivo “Quino” de la candidatura ocupó su lugar al frente de la fórmula y allanó el camino al triunfo de la dupla del “Niño Verde” y Félix González Canto, asegurando de paso su escaño en el Senado vía primera minoría, aunque su partido absorbió una derrota que pudo evitarse. 

Seis años después Emiliano Ramos Hernández –hijo de Salvador Ramos Bustamante– mantiene una actitud rijosa y en atropellado comunicado deja entrever que no se quedará conforme con la decisión de su dirigencia nacional y prepara la arremetida canibalesca contra “Chanito”, altamente competitivo en la batalla por la alcaldía de Cancún.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios