13 de Diciembre de 2017

Quintana Roo

“Greg” Sánchez, sin pena ni gloria

El ex alcalde fue a un debate sin interlocutor, y sin Tribunal del Pueblo. 60 seguidores lo aplaudieron.

Utilizó una tarima improvisada para dar a conocer su debate. (Tomás Álvarez/SIPSE)
Utilizó una tarima improvisada para dar a conocer su debate. (Tomás Álvarez/SIPSE)
Compartir en Facebook “Greg” Sánchez, sin pena ni gloriaCompartir en Twiiter “Greg” Sánchez, sin pena ni gloria

 

Juan Estrada/SIPSE
CANCÚN, Q.Roo.- Hasta la explanada de Plaza de la Reforma llevó a su gente, a los poco más de 60 seguidores que aún lo aplauden como cuando fue alcalde de Benito JuárezGregorio Sánchez Martínez, el cantante que acarició el poder, y que cayó en desgracia por sus presuntos nexos con el crimen organizado, delito del cual fue exonerado, regresó a las afueras de lo que fue su casa de gobierno, de 2008 a 2010, para un debate callejero al que no se presentó el presidente municipal Julián Ricalde Magaña.
 
Cartulinas y mantas de manifestantes “gregorianos” dispuestos a cumplir con su papel de “apoyo”, se mezclaron con el show de payasos, y pronto perdieron el interés en el ex alcalde, quien para ese momento aceptaba que había cometido muchos errores pero negaba haber robado un peso. En ese instante, sus fieles seguidores debatían su atención entre el baile de los niños payasos y el estropicio de muchas voces en una explanada encharcada por las lluvias, con aroma a churros y humedad.
 
En una improvisada tarima de la explanada de Plaza de la Reforma, Sánchez Martínez hacía alusión al destino de 229 millones de pesos, por los que el gobierno de Ricalde Magaña investiga la gestión del ex alcalde. Al también ex candidato a la gubernatura de Quintana Roo, lo acompañó un solitario Hernán Villatoro, el petista que fue confundido como secuestrador cuando en septiembre de 2009 el pastor Josmar Flores secuestró un vuelo comercial que se dirigía de Cancún a la Ciudad de México.  
 
No hubo un Tribunal del Pueblo, como lo había prometido el otrora orgulloso “Greg”, en cambio, puso unas tiras de papel en algunas columnas de la entrada del Palacio Municipal de Benito Juárez, con las leyendas “clausurado” y “hechos, no palabras”, esta última, eslogan de su controvertido gobierno.
 
Después de la “clausura” el orador que buscó la atención de los medios de comunicación, se retiró. Para ese momento, el alcalde Julián Ricalde se encontraba en Chetumal, en un encuentro con legisladores, para detallar los pormenores de la ley de ingresos para el ejercicio fiscal 2013 del municipio.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios