16 de Noviembre de 2018

riviera-maya

Carrilloportenses resguardan zona ejidal

Debido a la escasa presencia de inspectores de la Profepa, los habitantes cuidan por su cuenta las especies silvestres y el macizo forestal.

Los propios ejidatarios se han organizado y han arrebatado de las manos de los traficantes de madera, diferentes volúmenes que de forma clandestina son trasladados a la zona turística para su venta. (Manuel Salazar/SIPSE)
Los propios ejidatarios se han organizado y han arrebatado de las manos de los traficantes de madera, diferentes volúmenes que de forma clandestina son trasladados a la zona turística para su venta. (Manuel Salazar/SIPSE)
Compartir en Facebook Carrilloportenses resguardan zona ejidal Compartir en Twiiter Carrilloportenses resguardan zona ejidal

Manuel Salazar/SIPSE
FELIPE CARRILLO PUERTO, Q.Roo.- Ante la escasa presencia de inspectores de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) en el centro del estado, integrantes del ejido Felipe Carrillo Puerto se han organizado al interior de su núcleo agrario para el resguardo de lo poco que les queda en cuanto a macizo forestal se refiere y especies silvestres diversas.

Lo anterior se desprende de las declaraciones de Clementino Kú Pacab, presidente del Comisariado ejidal en este lugar, quien explicó que con la apertura del libramiento construido durante el anterior gobierno federal, pero que aún no es inaugurado oficialmente, se facilitó la tala clandestina de madera, principalmente materiales para la construcción de casas en las inmediaciones de la ciudad.

“Anteriormente se tenía el saqueo de madera, pero cada uno de los ejidatarios conocíamos las rutas y dentro de nuestras posibilidades vigilábamos ese aspecto, hoy con la apertura de 14 kilómetros de libramiento, esas personas que desmontan la selva tienen una vía rápida abierta para cometer con mayor celeridad esos ilícitos, afectando el patrimonio de los ejidatarios y acabando con los pocos animales silvestres que sobreviven en la selva”, dijo.

Explicó que ante la poca presencia de inspectores de la Profepa que es la dependencia encargada de vigilar que cualquier producto proveniente de la selva o de origen natural cuente con los permisos y documentación necesarios, son los propios ejidatarios quienes se han organizado y han arrebatado de las manos de los traficantes de madera, diferentes volúmenes que de forma clandestina son talados y trasladados a la zona turística del estado para su venta.

Afirmó que tendrían consideración si quienes talan la selva para la obtener materiales de construcción de casas lo hicieran de manera ocasional. “Pero son gente que se dedica a eso, a la venta clandestina de madera y han afectado enormemente la poca vegetación que nos queda y por ello nos organizamos para atajar el problema y buscar que la autoridad correspondiente haga lo que crea necesario para garantizar la permanencia del macizo forestal en esta parte de Quintana Roo”, concluyó el comisario ejidal de Carrillo Puerto.
 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios