19 de Septiembre de 2018

Chetumal

Me accidenté, pero aquí sigo: joven emprendedor

Destaca fabricando papalotes que vende entre sus amigos y familiares.

Se ha ganado el reconocimiento y respeto de su familia. (Tony Blanco/ SIPSE)
Se ha ganado el reconocimiento y respeto de su familia. (Tony Blanco/ SIPSE)
Compartir en Facebook Me accidenté, pero aquí sigo: joven emprendedorCompartir en Twiiter Me accidenté, pero aquí sigo: joven emprendedor

Tony Blanco/ SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Con 17 años de edad, el joven Julio Pasos Segovia utiliza el ingenio y la creatividad.  Con iniciativa propia destaca fabricando papalotes que vende entre sus amigos y familiares a pesar de una enfermedad que padece desde pequeño.

Julio nació aquí, un 3 de julio de 1999 y sus padres, Samuel Pasos y Francisca  Segovia siempre lo han llevado por el camino del bien, le han enseñado a llevar una vida sana y social, con respeto a sus semejantes y, sobre todo, aprender a ser trabajador y honesto.

También te puede interesar: Nace nueva marca de carbón vegetal en Q. Roo

Y eso el joven Julio lo trae en la sangre, porque aún con su enfermedad y dos operaciones a que ha sido sometido todavía tiene la fortaleza para estudiar y trabajar. Esto le causó perder dos años en la escuela y actualmente finaliza  el segundo grado de secundaria.

Es un ejemplo

Julio Pasos es un ejemplo para otros jóvenes de su edad ya que combina precisamente sus estudios con trabajo, y lo demuestra ya que es creador de distintas variedades de papalotes que vende entre 30 y 40 pesos.

Carismático y con la sonrisa siempre en su rostro comenta cómo fabrica los papalotes en su propio hogar, invierte su dinero y los promociona con familiares y amigos, su popularidad para hacer estos papalotes ha crecido y mucha gente acude con él para adquirirlos. 

“Ahorita estoy estudiando la secundaria y perdí dos años en que me operaron, luego me accidenté, pero aquí sigo y desde hace tres años empecé a fabricar estos papagayos, mi hermanito me ayuda,  entre los dos ganamos una lanita, ahorita esta semana ya vendí diez y me siguen pidiendo”.

Ya compró dos borregos

Aún cuando tiene su “gastada”, Julio no se conforma y sabe sacar fortaleza para trabajar y por esa ayuda a sus padres, dice que fabricar estos papalotes le deja para sus gastos personales y no conforme ya compró dos borregos para hacerlos crecer y multiplicarlos.

Julio Pasos Segovia es un orgullo, no solo para sus padres y abuelos, sino para los Morelenses,  Por eso se ha ganado el reconocimiento y respeto de su familia,  amigos y de la sociedad, Julio siempre  ofrece su producto hecho con sus propias manos.   

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios