16 de Octubre de 2018

Quintana Roo

¿Qué sufren las mujeres a los 45 años?

Recomiendan la ingesta de alimentos ricos en calcio, realizar ejercicio y evitar el aislamiento para no deprimirse.

Durante una conferencia se dieron a conocer los cambios en los hábitos de vida de las mujeres. (Consuelo Javier/SIPSE)
Durante una conferencia se dieron a conocer los cambios en los hábitos de vida de las mujeres. (Consuelo Javier/SIPSE)
Compartir en Facebook ¿Qué sufren las mujeres a los 45 años?Compartir en Twiiter ¿Qué sufren las mujeres a los 45 años?

Lara Alfaro/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Cambios en la frecuencia del ciclo menstrual, tendencia a engordar a pesar de mantener la misma dieta, aumento en los niveles de glucosa y colesterol, disminución del deseo sexual y diferencia en el olor del sudor, son algunas de las señales del período del climaterio.

Esta etapa de la vida suele comenzar a partir de los 45 años y va acompañado de una serie de cambios hormonales, físicos, funcionales y metabólicos, señaló Jorge Méndez Trujeque, miembro del Colegio de Ginecología y Obstetricia de Quintana Roo.

“Es característico que las féminas presenten alteraciones en su estado de ánimo, se enojan con facilidad, lloran sin motivo aparente y físicamente los tejidos se notan más flácidos, por lo que en la consulta el ginecólogo debe hacer un examen hormonal completo”.

También te puede interesar: Promueven la vida sexual después de los 50 años

La fase del climaterio, explicó el especialista, es previa a la menopausia que es la última menstruación, hoy en día estos procesos del cuerpo se han alargado debido a los cambios en los hábitos de vida de las personas. 

Para poder controlar los padecimientos durante esta etapa, los galenos de manera individualizada recetan a las pacientes con tratamientos hormonales, que deben tener un inicio y un final.

Entre las actividades que se sugieren en paralelo a la toma de los medicamentos se encuentran: llevar una dieta equilibrada, reduciendo el consumo de carbohidratos, lípidos y proteínas e incrementando la ingesta de alimentos ricos en calcio, realizar ejercicio a diario, y evitar el aislamiento con el objetivo de no deprimirse. 

Para Roberto Ahued Ahued, agremiado a la Federación Mexicana de Colegio de Obstetricia, este proceso no debe considerarse una señal de decadencia, sino un fenómeno que muestra una posibilidad de estudio y mejora en la calidad de vida de las damas. 

“La consulta de ginecología geriátrica comienza con este tipo de pacientes, que más adelante podrían padecer de incontinencia urinaria que viene de la mano con  el  envejecimiento del tracto urinario y genital y neoplasias mamarias”, agregó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios