16 de Diciembre de 2019

Opinión QRoo

Todo somos Godínez

Últimamente he oído la palabra ‘Godínez’ para referirse a las personas que reciben un salario por su trabajo...

Compartir en Facebook Todo somos GodínezCompartir en Twiiter Todo somos Godínez

Últimamente he oído la palabra ‘Godínez’ para referirse a las personas que reciben un salario por su trabajo, no lo he escuchado o leído en término despectivo, más bien en un afán chusco de generar una separación entre los asalariados y los que no lo son.

El término inicialmente se usaba de manera despectiva y principalmente para señalar a funcionarios de gobierno con poca capacidad creativa. Pero las generaciones cambian y el lenguaje con ellas, varias palabras que en una época no eran bien vistas en otras se vuelven moda.

Pero en mi momento de reflexión, me surgió la duda fundamental: ¿Quién no es Godínez?

Todos recibimos una compensación económica por nuestro trabajo, bueno excepto esos trabajos honorarios como la presidencia del Consejo Coordinador Empresarial (por si tenían la duda, efectivamente no me pagan nada de nada); pero de ahí en fuera aún como director, accionista o dueño de una empresa recibimos un sueldo.

Hablando de Pymes sus directores son los que más trabajan y los últimos en cobrar. También hay que apegarnos a la realidad en que vivimos, porque efectivamente existe un grupo de personas que tienen acciones de la empresa que construyeron o heredaron y aparentemente no realizan un trabajo. Lo cual desde mi punto de vista no es cierto, los que construyeron la empresa trabajaron muchas horas y solo están compensando las horas extras dadas en tantos años y los que la heredaron por lo menos deben asistir a las juntas de consejo, estar al pendiente y seguir impulsando la inversión.

Los clientes se vuelven jefes, el mercado, la competencia y las tendencias cambiantes para ajustarnos a un avance tecnológico. Siempre tendremos un jefe, alguien que nos pague por nuestros esfuerzos laborales y nos indique lo que necesita. Pero creo que la diferencia de tener un término despectivo a uno descriptivo es la actitud de cada uno de nosotros. Cambiar actitudes nos lleva a mejorar nuestras aptitudes, buscar ideas, generar nuevas formas de hacer nuestro trabajo, nos convierte en emprendedores.

Los invito a olvidar los términos de lenguaje y crear nuevas palabras que describan a una persona que dentro de su oficina, equipo o casa, generó ideas, innovó y sobre todo creó la cohesión completa de un equipo para lograr un objetivo común, llámese vender, atender a un cliente, llenar formularios, pegar un botón o dirigir una empresa.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name