17 de Diciembre de 2017

Chetumal

Investigan restos de navío "El Ángel", naufragó en Q. Roo

Especialistas del INAH estudian la embarcación de finales del siglo XVIII encontrada en Banco Chinchorro.

Los restos del navío se encuentran en el área de arrecifes de Banco Chinchorro en Quintana Roo. (Foto/Internet)
Los restos del navío se encuentran en el área de arrecifes de Banco Chinchorro en Quintana Roo. (Foto/Internet)
Compartir en Facebook Investigan restos de navío "El Ángel", naufragó en Q. RooCompartir en Twiiter Investigan restos de navío "El Ángel", naufragó en Q. Roo

Agencias
CHETUMAL, Q. Roo.- Especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) realizan la investigación del pecio "El Ángel", en el área de arrecifes de Banco Chinchorro, en Quintana Roo, tras ser encontrado por un pescador en los años 80.

De acuerdo con un comunicado difundido por el INAH y publicado por Notimex, el Ángel se identificó como una embarcación de finales del siglo XVIII o principios del XIX, que transportaba troncos de palo de tinte y pudo pertenecer a la esfera comercial naval británica.

También te puede interesar: Encalla un barco estadounidense en arrecifes de Isla Mujeres

La investigación coordinada por la arqueóloga Laura Carrillo, comenzó en el 2006 con el registro de superficie mediante croquis, dibujos de materiales y mediciones, y en el 2013 se llevaron a cabo excavaciones de sondeo de 10 a 12 metros de profundidad en el Caribe noroccidental mexicano.

Investigaciones del INAH

Otra temporada de exploración se realizó en septiembre de 2014 por especialistas de la Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS), del INAH.

Con base en las investigaciones, el Ángel era un buque propulsado por la fuerza del viento, cuya carga de palo de tinte lo incluye en una dinámica de comercio que prevaleció desde finales del siglo XVI hasta los primeros años del XIX.

También te puede interesar: Avanza recuperación natural del Banco Chinchorro

Entre los elementos recuperados se encuentran clavos, pernos, tuercas, así como pequeños objetos de los que se puede garantizar su conservación fuera del agua y una plancha de troncos y ramas afectados por organismos que se alimentan de madera que presentaban un patrón de disposición de proa a popa, de acuerdo con la bióloga Claudia Girón.

Hallazgos en los restos del navío

Además de los materiales de madera, se liberaron láminas de alguna aleación de cobre que cubrían la porción sumergida del casco para evitar el ataque de los organismos, asimismo, se hallaron clavos de aleación de cobre, pernos de bronce y hierro cubiertos de concreciones coralinas.

Por su parte, el arqueólogo José Guzmán Torres comentó que algunos elementos de sujeción están hechos de una aleación de cobre, por lo que seguramente correspondían a la porción sumergida del casco.

También un ancla del pecio fue documentada y se determinó que su forma se asemeja a los patrones de fundición de este tipo de piezas del siglo XVIII tardío, mientras que por los materiales y diseño empleados, el barco pudo haberse construido en un astillero británico, refirió el especialista.

La investigación arqueológica del pecio es parte del proyecto Inventario y Diagnóstico del Patrimonio Arqueológico e Histórico Sumergido en la reserva de la Biósfera Banco Chinchorro, que tiene el registro de 69 contextos arqueológicos compuestos por elementos aislados o embarcaciones hundidas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios