24 de Septiembre de 2018

Quintana Roo

Frenan a viene, viene abusivos

En caso de algún problema invitan a la población a reportarlos en las oficinas de Comercio en la Vía Pública.

Es la falta de denuncias lo que no ha permitido establecer las zonas de mayor incidencia de franeleros. (Tomás Álvarez/SIPSE)
Es la falta de denuncias lo que no ha permitido establecer las zonas de mayor incidencia de franeleros. (Tomás Álvarez/SIPSE)
Compartir en Facebook Frenan a <i>viene, viene</i> abusivos Compartir en Twiiter Frenan a <i>viene, viene</i> abusivos

Oskar Mijangos/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- “Viene, viene, quebrándose, quebrándose”, le decía el franelero a la conductora del vehículo que dejaba su lugar en los alrededores de uno de los parques de la Supermanzana 3; con la mano estirada esperaba algunas monedas, pero el vidrio polarizado nunca bajó, lo que costó un corte de manga.

En distintas supermanzanas de la ciudad, los lugares de estacionamiento son administrados por los franeleros o “viene, viene”. Para algunos conductores, esto es indiferente, mientras que otros, se muestran molestos por las exigencias o actitud de algunos de ellos, quienes no son regulados por alguna autoridad.  

Vladimir Vallejo Molina, director de Comercio en la Vía Pública, dijo que estas personas no dependen de ninguna dirección, pero en caso de tener algún problema con ellos, los ciudadanos pueden reportarlos a la oficina a su cargo, enviando inspectores que invitan a los franeleros a abandonar la zona.

Si los “viene, viene” se negaran a marcharse, la Dirección de Comercio en la Vía Pública puede recurrir a la Secretaría Municipal de Seguridad Pública y Tránsito (Smspyt) para que oficiales se encarguen de retirarlos.

La empresaria Carmina Elizondo García, dice que se estaciona de forma regular en los alrededores de la Supermanzana 3, al tener que acudir al Ayuntamiento regularmente por diversos pagos y permisos para sus negocios.

“Por lo general, me da igual los ‘viene, viene’, cuando tengo algunas monedas les doy su propina, pero últimamente cuando no tengo cambio se enojan si no les pagas, por eso he decidido ya no cooperar con ellos”, expresó.  

Vallejo Molina recuerda que en lo que va de la actual administración, sólo una persona ha acudido a quejarse de los “viene, viene”, pero no recuerda en qué zona de la ciudad fue; la falta de quejas respecto a estas personas lo atribuye al desconocimiento de la ciudadanía sobre en qué dependencia deben reportarlos.

Es la falta de denuncias lo que no ha permitido establecer las zonas de mayor incidencia de franeleros, descartando a los fraccionamientos de esta problemática, consideró Vallejo Molina.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios