Aprovecha cada momento

Una reciente tarde lluviosa le tocó consultar a don Carlos, que, dicho sea de paso...

|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Una reciente tarde lluviosa le tocó consultar a don Carlos, que, dicho sea de paso, es amigo de la familia y me había conocido desde mis años de infancia. Este paciente acudía para revisar estudios solicitados ante la evidente pérdida de peso y molestias digestivas.

Para mi pesar, la sospecha diagnóstica se confirmó. La endoscopía, los estudios tomográficos y de laboratorio confirmaban lo que la clínica sugería: tenía cáncer de estómago, y como era de esperarse se le nublaron los ojos y sus primeras palabras fueron: “Dios mío, solo quiero otra oportunidad”.

En ese momento me asaltaron sentimientos encontrados, ya que mi paciente se había caracterizado por ser un hombre luchador, capaz y sin temor de sobreponerse al reto. Con gran ejemplo y valentía había sacado adelante a sus hijos y otros miembros de la familia.

Interrumpiendo su meditación en silencio le expliqué sobre los avances de la ciencia y sus posibilidades de tratamiento en manos expertas y seguidamente le pedí me dijera a qué se refería con otra oportunidad. Respondió de forma inmediata: “¡Para enmendar algunos errores¡”.

Sin duda, amable lector, vivimos todos los días con la esperanza del prometido mundo magnificente y justo de los políticos decadentes. Sin reparar en esfuerzo, tiempo, dedicación y poco espacio para la atención, nos entregamos en cuerpo y alma al quehacer cotidiano, pero esta vorágine nos aparta de las cosas realmente importantes de la vida: nuestra salud y nuestra familia.

¿Cuántas veces al levantarnos por las mañanas abrazamos a nuestra pareja y le decimos cuánto la queremos o a nuestro hijos en qué les podemos ayudar?, ¿y ni qué decir de nuestros padres a quienes hace tres semanas ni siquiera les hablamos por teléfono para ver cómo se encuentran? ¿Sabes tú cómo se siente tu compañero de trabajo o solo le reclamas el no haber realizado X o Y tarea, mofándote de forma sarcástica de su omisión o actitud mostrada ese día?… ¡qué parte de la historia no leemos!
Mi columna intenta llevarle a reflexionar sobre la salud mental, personal, interpersonal, laboral y social. La vida es muy frágil como para “gastarla en infiernitos”.

Sirva el ejemplo de don Carlos, quien, como muchos de nosotros, de forma tardía intenta resarcir sesgos o errores del sempiterno devenir, tan solo ante la posibilidad de la muerte. Sirva para hacer un llamado de atención y dejar de pensar en que ir al doctor –si nos sentimos bien-, es solo perder tiempo y dinero. Sirva para asegurarte que de algo te vas a morir, pero que no estás solo en la sociedad y hay gente que te rodea y que aún te necesita con vida y buena salud.

El día de hoy, allende las fiestas que se acercan, es momento de hacerlo, mañana estarás muerto. Recuerda que, a diferencia de don Carlos, ¡tú aún tienes otra oportunidad!

Cargando siguiente noticia