12 de Diciembre de 2017

Opinión QRoo

Todo por Chetumal

La agrupación civil “Chetumaleños de ayer, hoy y siempre” realiza una noble labor de rescate...

Compartir en Facebook Todo por ChetumalCompartir en Twiiter Todo por Chetumal

La agrupación civil “Chetumaleños de ayer, hoy y siempre” realiza una noble labor de rescate de los espacios históricos de nuestra capital, comenzando por el derruido y abandonado teatro “Manuel Ávila Camacho”, uno de los lugares más emblemáticos que Chetumal tuvo durante muchos años y que penosamente terminó por convertirse en un inmenso lote baldío.

El señor Manuel Jesús Contreras Golib, chetumaleño que en muchas ocasiones ha demostrado su amor a la ciudad donde cimentó una bella familia, hace unos meses se dio a la tarea de encabezar un proyecto para rescatar el inmueble que se ubica en la Explanada de la Bandera.

La respuesta de los chetumaleños fue extraordinaria, convencidos de que nuestra querida capital requiere de sitios como el teatro “Manuel Ávila Camacho”, el cual representa una etapa histórica no sólo para quienes vivimos en Chetumal y forjamos una familia, sino para todos los quintanarroenses.

En la presentación del proyecto de rescate del techo del ex inmueble el pasado viernes, que por cierto tuvo una gran aceptación de la secretaria de Educación y Cultura, Marisol Alamilla Betancourt, un amigo comentó que su hijo nunca conoció el “Ávila Camacho” y que le gustaría que lo reconstruyeran.

Esa expresión del jovencito no debe quedar en el olvido, porque hablamos de niños y adolescentes que están mostrando interés en el rescate del histórico teatro, en el que muchos adultos de hoy seguramente pasaron noches y tardes agradables viendo una película, charlando con amigos o familiares mientras degustaba un exquisito café o disfrutaba de alguna película u obra de teatro.

La inquietud del señor Contreras Golib es digna de apoyo, su proyecto de rescate es producto del gran cariño que le tiene a la capital del estado, por lo que todos los habitantes de Chetumal deberíamos adoptarlo como nuestro, pero no de dientes para afuera, sino apoyar de manera concreta.

Rescatar nuestro pasado nos da esa identidad que se forja con el paso del tiempo y las muchas historias que van plasmándose a lo largo de los años; nosotros como ciudadanos debemos aportar lo que podamos para que ese anhelo un día fructifique en la resurrección del entrañable inmueble.

Por supuesto que la participación de las autoridades del Gobierno del Estado será determinante para que el proyecto ciudadano se transforme en realidad, para beneplácito de todos los que nacimos o nos avecindamos en nuestra querida Chetumal donde formamos nuestras familias.

La historia de una ciudad, un estado o un país está determinada por las pequeñas historias personales que terminan por configurar una identidad y Chetumal representa para México y Quintana Roo, el sitio donde se estableció nuestra soberanía respecto a Centroamérica y el Caribe.

Los chetumaleños tenemos una gran historia, no sólo por los hechos que fueron forjando nuestro acontecer histórico como una de las capitales más jóvenes de México, sino como un verdadero hito humano al surgir de la selva inhóspita que amenazaba con devorar sueños y anhelos.

Toquemos nuestro corazón para apoyar el proyecto de rescate del histórico inmueble y así revivir una etapa inolvidable de nuestra a la vez joven pero centenaria Chetumal.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios