18 de Octubre de 2018

Opinión QRoo

El futuro nos alcanzó

En alguna otra oportunidad habíamos comentado que el cambio climático era una realidad...

Compartir en Facebook El futuro nos alcanzóCompartir en Twiiter El futuro nos alcanzó

En alguna otra oportunidad habíamos comentado que el cambio climático era una realidad, a pesar de que muchos científicos de los llamados oficialistas, siguen argumentando que sólo se trata de un cuento de sus colegas fantasiosos.

Sin embargo, los signos de que el clima de la tierra está transformándose para volverse más caliente están por todas partes, sólo que no queremos verlos tal vez por temor o simplemente porque pensamos igual que los científicos oficialistas.

En esta temporada de huracanes, se formaron uno tras otro tres fenómenos con un alto grado de peligrosidad, lo que no ocurre muy seguido que digamos, a pesar de que en el Mar Caribe se presentan cada año, devastando países y sumiendo en la incertidumbre sus economías de por sí bastante vulnerables.

Las enormes superficies congeladas de la Antártida, entre otras grandes masas de hielo diseminadas a lo largo de la tierra, cada vez pierden mayor volumen, propiciando que el nivel del mar se incremente, poniendo en peligro a las comunidades costeras. Pongamos un ejemplo reciente: como consecuencia del paso del huracán Irma por el Mar Caribe, se produjo un fenómeno llamado mar de fondo.

Este consiste en que el mar se introduce muchos metros más allá del límite de la playa, provocando inundaciones que aunque poco severas, representan una llamada de atención de lo que podría suceder si el nivel de los océanos aumentara considerablemente.

Dirán que el mar de fondo es un fenómeno considerado normal, que no debe alarmarnos y estamos de acuerdo; sin embargo, lo importante es reconocer que la naturaleza no se anda con rodeos, que a ella no le importa nuestra suerte y que somos los seres humanos quienes debemos hacer algo para protegernos.

La gravedad del cambio climático no es un tema que interese mucho a las grandes potencias, como lo ha expuesto el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al rehusarse a seguir apoyando los esfuerzos de los países para mitigar el calentamiento de nuestra atmósfera como resultado de la acción del hombre sobre la naturaleza.

El calentamiento global no es un tema sencillo, los países industrializados tienen muchos intereses económicos que proteger, razón por la cual son reacios a realizar acciones en contra de la emisión de gases de efecto invernadero, que junto con otros emisores son los que más contaminan el planeta.

Los intereses mezquinos de las potencias del mundo, que privilegian la ganancia económica sobre los intereses de la humanidad, nos está llevando a no tomar en cuenta las graves consecuencias del calentamiento global que ya está entre nosotros.

Cerrar los ojos creyendo que nada pasará es un grave error, porque al final, todos pagaremos un alto precio por nuestra desidia, temor, indiferencia o de plano incredulidad. La naturaleza no distingue entre pobres y ricos, desarrollados o subdesarrollados, ella si es democrática y si tiene que quitarnos de su camino lo hará sin duda.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios