20 de Octubre de 2018

Quintana Roo

Perder u olvidar el celular, situación para pegarse un tiro

Quienes padecen nomofobia experimentan presión en el pecho, irritabilidad y ansiedad, si están lejos del dispositivo móvil.

Los que se vuelven dependientes comienzan con hábitos de no apagar el dispositivo móvil “por si surge una emergencia”. (Foto de Contexto/Internet)
Los que se vuelven dependientes comienzan con hábitos de no apagar el dispositivo móvil “por si surge una emergencia”. (Foto de Contexto/Internet)
Compartir en Facebook Perder u olvidar el celular, situación para <i>pegarse un tiro</i>Compartir en Twiiter Perder u olvidar el celular, situación para <i>pegarse un tiro</i>

Licety Díaz/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- El teléfono celular inteligente, dispositivo móvil fácil de transportar en la mano, el bolsillo o la cartera, es una herramienta imprescindible en la vida de casi todos, y vivir sin él o perderlo es para muchos “pegarse un tiro”; a la dependencia y miedo desmedido a desprenderse del mismo se le denomina nomofobia, palabra que se deriva de la expresión inglesa “no-mobile-phone phobia”.

El celular, una adicción 

Las causas se deben a diversos motivos, opina Nelly Prieto Mendoza, psicoterapeuta y especialista en Desarrollo Humano, quien asegura que el aparato se convierte en una adicción al pasar de una conducta repetitiva a producir placer, el miedo a perderlo es parte de la adicción.

El uso del dispositivo portátil tiene algunas características que predisponen a la adicción, por ejemplo, enviar constantemente mensajería instantánea.

Por si surge una emergencia, no sueltan el teléfono 

Las personas con este padecimiento prefieren lugares en los cuales se puedan conectar, incluso dejan de ir a eventos donde no llega la señal de Internet, y si por alguna casualidad se descarga el teléfono, se les olvida en algún sitio, se les pierde o se los roban, experimentan el síndrome de abstinencia, ansiedad generalizada, irritabilidad, presión en el pecho y se acrecientan los sentimientos de inseguridad.

La especialista comenta que es un problema familiar, laboral y social. Los que se vuelven dependientes comienzan con hábitos de no apagar el dispositivo móvil “por si surge una emergencia”.

Si por algún motivo lo olvidan o extravían, pierden la concentración y se estresan al tener un impulso desmedido de usarlo una y otra vez durante el día o la noche, pues lo consideran un aliado.

Valorar a las personas, solución a la nomofobia 

Explicó que las personas que padecen nomofobia son compulsivas y buscan constantemente nuevos mensajes, alertas y actualizaciones.

Para mejorar estos síntomas sugiere valorar más a las personas que están en ese momento compartiendo, mandar mensaje sólo cuando se necesite y verlo a conciencia como un aparato de funcionalidad múltiple que se debe utilizar lo necesario, sin excesos ni vicios.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios