15 de Octubre de 2018

Opinión QRoo

El juego de la perinola en el Suchaa

Unidad es la única forma de mantener y fortalecer el nuevo proyecto de la dependencia.

Compartir en Facebook El juego de la perinola en el SuchaaCompartir en Twiiter El juego de la perinola en el Suchaa

A raíz de las actuaciones –como en el juego de la perinola– con los que han transitado en la dirigencia sindical del Suchaa, tras la elección de la dirigencia de los sufridos taxistas de Chetumal donde, primero, terminando de girar la perinola cae el recuadro: “todos ponen”, mientras al final para uno solo, caiga el “toma todo”.

La elección de la nueva dirigencia del Suchaa en donde participarán los ruleteros en este 3 de diciembre, es urgencia de unidad y disciplina de los que apoyarán a la esperanzadora planilla ganadora, la mejor de la triada de cuatro que se registraron.

Unidad es la única forma de mantener y fortalecer el nuevo proyecto del Suchaa. Muchas veces les han advertido borrar el estigma de la corrupción y el ego de ambición personalista de los que han detentado la dirigencia del gremio de ruleteros capitalinos y foráneos.

Porque en el interior de la agrupación de chafiretes existe el enemigo en casa haciendo hasta lo imposible para dividir, solventados por quien pretende la batuta para a seguir dirigiendo a los desvalidos agremiados del Suchaa.

Se suscribe que ahora más que nunca se hace necesario deponer cualquier actitud personalista, y los taxistas a jugársela por la renovación y el progreso del sindicato, como en el antepasado con “El Chumber” Correa, quien trabajó por el bienestar y el patrimonio sindical con la edificación de las oficinas sindicales, terminal de las combis y el inicio de una concesión de Pemex con la expendedora en una gasolinera propia.

Es tiempo de entender el verdadero cambio de la dirigencia del Suchaa, dejar atrás argucias y artimañas del pasado, que quienes lo dirijan analicen muy bien cada paso que darán pensando en el progreso y bienestar del gremio.

Nunca un agremiado disciplinado debe abrirse y postularse con otra candidatura, esa es una traición que frustrará cualquier aspiración futura que tenga y hasta lo haría perder su condición de liderazgo para cambiarlo en la primera oportunidad.

A los taxistas les conviene acogerse a las decisiones de todos, manifestar correctamente su descontento, y exigir como van a llevarse las gestiones a lo interno, porque a los traidores no los quiere nadie, ellos mueren solitos. El partido que sí los quería ya no los quiere.

Estas controversias le restan méritos a todo el trabajo que ha venido haciendo la congruencia sindical de taxistas a favor de los usuarios y le quitan fuerza al resultado final que todos esperan de la elección de una mejor dirigencia.

Nunca como ahora la sociedad chetumaleña –y de los pueblos aledaños– se debate entre la incertidumbre y el desconcierto por temor al mal servicio de taxis y combis del Suchaa, debido al monopolio del servicio público que siga rigiendo en el municipio capitalino.

Mejorar el servicio de taxis en beneficio a los agremiados y coadyuvante a la buena imagen urbana, es lo que se requiere en ciudad Chetumal, como orgullosa capital política de Quintana Roo. Y no más guerras estériles.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios