24 de Mayo de 2018

Quintana Roo

'La virgencita es quien nos guía y brinda sus bendiciones'

El Santuario de la Virgen de Guadalupe de Cancún luce fervoroso con la llegada de los peregrinos.

Los antorchistas tomaron unas horas de descanso para después regresar a casa.  (Sergio Orozco/SIPSE)
Los antorchistas tomaron unas horas de descanso para después regresar a casa. (Sergio Orozco/SIPSE)
Compartir en Facebook 'La <i>virgencita</i> es quien nos guía y brinda sus bendiciones'Compartir en Twiiter 'La <i>virgencita</i> es quien nos guía y brinda sus bendiciones'

Victoria González/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Las veladoras, oraciones y cantos dedicados a la Virgen de Guadalupe, ya son más frecuentes en el Santuario de la Reina de México que se ubica en la Supermanzana 63, a espaldas del mercado El Parián, donde ayer llegaron más de 20 jóvenes de Sahcabá, perteneciente al municipio de Hocabá, y del Ayuntamiento de Huhí, ambos del Estado de Yucatán.

Antorchistas llegan agotados al Santuario

Con la llegada de fieles a la capilla guadalupana, el ambiente de fe de cada año, que el mexicano demuestra a la Virgen Morena, ya se respira por todos sus rincones, lo cálido de las veladoras y las oraciones que susurran al viento, brindan paz y calma al corazón de quienes llegan agotados de tanto caminar o pedalear largos kilómetros.

Limber Chan, uno de los siete jóvenes del municipio de Huhí que arribaron a las 11 horas a la iglesia, narró que al principio el camino era fácil, pues no  se tenía el cansancio de pedalear por horas y tratar de descansar lo menos posible para llegar en el tiempo estimado, así que los siguientes dos días en la carretera se hicieron pesados por el agotamiento y, sobre todo, por estar pendientes en las noches de la vía, pues es cuando hay peligro de sufrir algún accidente por no ser visto fácilmente por los conductores. 

Cumplen la promesa de llegar al altar

La fe es lo más importante para nosotros, “la virgencita” es quien nos guía y brinda sus bendiciones, dijo el antorchista al continuar hablando del por qué cada año hacen la promesa de llegar al altar de la Emperatriz de América, pues no es sólo un acto de agradecimiento, sino creer con el corazón y corresponder a los milagros que les han brindado a ellos y sus familias.

Sus compañeros, que sentados descalzos tomaban una horas de respiro antes de emprender el camino de regreso a sus hogares, al escuchar lo que el joven contaba sobre su trayecto, movían la cabeza de arriba a abajo, en señal de darle razón a todo lo narrado.

Señal de gratitud por cuidarles a su familia

Carmen Herrera, Carlos Casanova, Eduardo Pérez y Ángel Gabriel Dzul, son algunos de los jóvenes de Sahcabá, que llegaron alrededor de las 12:30 horas al recinto, quienes después de hacer oración y dar gracias a la Virgen Morena se dirigieron a comer a una fonda cercana al lugar.

Dijeron que cada año es una promesa cumplirle a la Virgen del Tepeyac, llegar a la iglesia a darle las gracias y encender sus veladoras en señal de gratitud por cuidarles a su familia, brindarles salud y bienestar, así como trabajo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios