20 de Octubre de 2018

Chetumal

Embarcaciones y bañistas dañan a las ‘piedras vivientes’

Los estromatolitos de la Laguna de Bacalar presentan daños por golpes que reciben por la actividad turística.

(Javier Ortiz/SIPSE)
(Javier Ortiz/SIPSE)
Compartir en Facebook Embarcaciones y bañistas dañan a las ‘piedras vivientes’Compartir en Twiiter Embarcaciones y bañistas dañan a las ‘piedras vivientes’

Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- El reporte técnico de impacto antropogénico, realizado por el Laboratorio de Ecología Bacteriana, del Instituto de Ecología de la Universidad Autónoma de México (UNAM), confirmó que el último año, los estromatolitos que existen en la Laguna de Bacalar, han sufrido severo deterioro que repercute en la salud ambiental de todo el cuerpo lagunar, ya que funcionan como arrecifes del mismo.

De acuerdo con el estudio las estructuras presentaban heridas, que desprenden los primeros centímetros en donde están las comunidades que forman las estructuras, ocasionados por golpes provocados por las embarcaciones que usan los estromatolitos para anclar o por los kayaks y lanchas que son empujados por la corriente, y que golpean a los estromatolitos.

También te puede interesar: Preparan plan sustentable para zona ecoturística cerrada en Bacalar

Lo anterior, tiene como consecuencia que ya no hay crecimiento nuevo en las legendarias piedras vivientes, principalmente en el canal conocido como Los Rápidos, ni en regiones de alto impacto como el balneario “Cocalitos” y orillas cercanas a casas y hoteles que se encuentran en la Laguna de los Siete Colores.

El deterioro de las estructuras de los estromatolitos provoca la colonización de competidores, como los mejillones, que crecen más rápidamente que las bacterias formadoras de estromatolitos, que cubren las piedras vivientes, lo mismo que algas verdes filamentosas que crecen sobre las estructuras dañadas.

Buscan soluciones

Ante esta situación, los investigadores encabezados por la doctora Luisa Isaura Falcón Álvarez, señalan la necesidad urgente de evitar el deterioro de los estromatolitos, que sirven como arrecifes naturales en el funcionamiento de la laguna, al separar el sedimento del manglar del cuerpo lagunar, protegiendo la orilla.

Aunque de acuerdo con los mismos especialistas que elaboraron el estudio, el daño se puede controlar si se dictamina una distancia a la cual no pueden acercarse las embarcaciones a los estromatolitos de al menos 50 metros.

De la misma forma, impedir la navegación en lugares estrechos, como el canal de Los Rápidos, lo que podría solucionarse, con un muelle flotante antes del canal, y construir paso elevado, sobre el manglar, cuidando librar la altura del nivel del agua, y con el posterior descenso de los nadadores que flotan por el canal usando chalecos salvavidas.

Dentro de las observaciones que realizan, se encuentra evitar que los nadadores se sostengan de los estromatolitos, pues es común observar que las enormes piedras acuáticas son utilizadas por bañistas para sentarse dentro del agua o bien, remojarse los pies desde la orilla, quizá por desconocimiento de su importancia dentro del ecosistema lagunar, a pesar que el ayuntamiento de Bacalar colocó hace más de un año, dos letreros en la zona de Cocalitos.

Recomiendan como medida urgente, implementar baños, que pueden ser estaciones móviles, con servicio de limpieza de las mismas, para que la gente pueda hacer sus necesidades de forma digna, sin alterar el equilibrio del sistema lagunar.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios