22 de Septiembre de 2018

Chetumal

Lancheros resienten decremento turístico

Buscan actividades alternas para paliar los efectos de la temporada baja.

La calma volvió al Pueblo Mágico con el regreso a clases tras los buenos días de derrama económica. (Javier Ortiz/SIPSE)
La calma volvió al Pueblo Mágico con el regreso a clases tras los buenos días de derrama económica. (Javier Ortiz/SIPSE)
Compartir en Facebook Lancheros resienten decremento turísticoCompartir en Twiiter Lancheros resienten decremento turístico

Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- La calma volvió al Pueblo Mágico con el regreso a clases; los días bulliciosos quedaron atrás hasta la próxima temporada vacacional, lo que mantiene de capa caída a los prestadores de servicios turísticos, como el caso de los lancheros que realizan paseos en la Laguna de los Siete Colores.

Víctor Yam Canul, quien forma parte de la cooperativa de lancheros “Fuerte de Bacalar”, señaló que la normalidad volvió para su actividad, que se traduce en un servicio al día, cuando mucho, para cada una de las nueve lanchas que conforman esa agrupación, y de esa forma tendrá que aguantar hasta la próxima temporada vacacional, dentro de cuatro meses.

Dijo que para paliar el drástico desplome de la actividad turística, tienen que optimizar los recursos, a fin de evitar gastos innecesarios, alternando su oficio con algún otro, que permita apoyar su economía.

Explicó que algunos compañeros, tienen que buscar negocios alternos para subsistir con sus familias, ya que la escasa actividad existente, no les permite solventar sus necesidades básicas, pues al día, difícilmente brindan un servicio, que les significa una ganancia neta de 200 pesos cuando mucho.

David Martínez Sánchez, presidente de la Asociación de Hoteles y Restaurantes de Bacalar, subrayó que las familias mexicanas evitan gastar, en virtud de que la clase media y baja, ya no sale de paseo, por la difícil situación económica que padece el país; sin embargo, quienes lo hacen, controlan sus gastos lo más posible.

Palapas semivacías, pocos bañistas, escasas casas de campaña y muy pocos turistas deambulando por el centro de la ciudad de Bacalar, es el escenario que se puede apreciar a partir de ayer en el Pueblo Mágico, ya que los paseantes regresaron a su lugar de origen y los turisteros de la cabecera municipal no tienen esperanza de repunte, hasta dentro de cuatro meses que inicien las vacaciones de invierno.

El líder hotelero dijo que del 15 de julio al 3 de agosto, la ocupación llegó al 90%, principalmente los fines de semana; sin embargo, el desencanto para los prestadores de servicios pronto llegó, pues desde entonces, difícilmente alcanzaban el 20%, y así se mantuvo hasta este último fin de semana, que marcó el final del período de asueto.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios