21 de Mayo de 2018

Quintana Roo

Generación Z gana terreno en nuevas tecnologías

En el país existen alrededor de cuatro millones de niños de esta era digital que se conectan todos los días al Internet.

Los niños se conectan por lo menos cuatro horas diarias al Internet. (Redacción/SIPSE)
Los niños se conectan por lo menos cuatro horas diarias al Internet. (Redacción/SIPSE)
Compartir en Facebook Generación Z gana terreno en nuevas tecnologíasCompartir en Twiiter Generación Z gana terreno en nuevas tecnologías

Jazmín Ramos/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- Forman parte de la generación z, son los nacidos a partir del inicio del milenio, algunos a penas emiten palabras otros rondan en los 14 años, pero las nuevas tecnologías forman parte de su vida cotidianas, son los niños y adolescentes cibernautas.

Según datos del Instituto Nacional de Geografía e Informática (Inegi), en México existen unos cuatro millones de menores de esta era digital que se conectan por lo menos cuatro horas diarias al Internet.

Quintana Roo ocupa el noveno lugar a nivel nacional con el mayor número de usuarios de la red, además el hecho de tener los destinos turísticos más populares de México, lo posiciona en una entidad con un mayor número  de menciones online.

Esta situación finalmente influye también en la vida cotidiana de sus habitantes, indicó el sociólogo Rodrigo Cisneros Farias, pues el hecho de ser una entidad con dinamismo on-line implica que se tenga acceso a los distintos dispositivos que conectan al Internet.

Asimismo, señaló que por ello es común ver a niños y adolescentes usando un smart phone, una computadora, tableta o dispositivos de videojuegos, en su mayoría sin la supervisión de un adulto.

De hecho, la última encuesta nacional sobre el uso de las nuevas tecnologías en los hogares, refrieren que cinco de cada diez familias en el estado tiene al menos un dispositivo que conecta a la red.

Bajo este contexto el uso de las nuevas tecnologías va a la par con el desarrollo de una nueva generación, quienes incluso ni si quieran tienen aún cimentado la habilidad del leguaje, pero saben como prender un celular y accesar a los juegos en línea.

Tal es el caso de Arturo Solís Lima, uno niño de tan sólo tres años de edad, quien aún no coordina bien sus palabras, pero sabe como prender una tablet y accesar a juegos e incluso sabe descargar aplicaciones que son gratis en la red.

Al respecto la coordinadora de psicología del DIF, Evelyn Parra Sánchez, explicó que si bien el uso de las nuevas tecnologías implica el acceso a la información y son auxiliares en el proceso de enseñanza aprendizaje, también esta provocando trastornos en los niños y adolescentes.

Mencionó que crea adicción y en el peor de los casos cuando por restricción de los padres no tienen acceso a ellas, los usuarios pueden llegar a presentar problemas de ansiedad, además de que van inhibiendo la habilidad para socializar de manera vivencial, pues todo lo hacen a través de las redes sociales.

Añadió  que gran parte de estos problemas que presentan los niños y jóvenes cibernautas, no sólo se ha generado por el hecho de haber nacido a la par con la tecnología, sino que los padres utilizan este medio para controlarlos, es decir se convierten “en las nanas de los niños”. Ejemplificó con un padre de familia que se encuentra en alguna reunión y para que su hijo no lo moleste lo entretiene con el celular.

“La computadora, las tabletas, los teléfonos inteligentes están supliendo esa labor de los padres, entonces les van creando una adicción y conforme se van desarrollado adquieren esa co-dependencia. El uso de las redes sociales sí son auxiliares y son muy útiles, el asunto es que se esta abusando de ellas”, argumentó.

Comentó incluso que  hay otro fenómeno que no debe pasarse por alto: el analfabetismo cibernauta de algunos padres de familia, quienes no sabe o tienen muy poco conocimiento de las nuevas tecnologías, por lo tanto los hijos tienen una ventaja que a veces se presta para brincar la fiscalización de lo que realmente hacen los niños y jóvenes en línea.

En ese porcentaje se encuentra la ama de casa Patricia Sánchez de la Cruz, quien aprendió a través de sus hijos lo básico en computación.

“Se utilizar algunos programas porque aprendí a través de mis hijos, pero me cuesta trabajo bajar aplicaciones e incluso videos, tengo planeado tomar un curso pero a veces no hay tiempo”.

Esta brecha tecnológica entre padres y los hijos, expone a los menores ha ser victimas potenciales de secuestro, pornografía o acoso sexual, dado que las nuevas tecnologías abren a una ventana de socialización e información, que la mayoría de las veces no es supervisada.

Al respecto, Salma Aguayo Ramos, estudiante de secundaria aceptó que debido a que su mamá si bien tiene nociones del uso de la computadora, el trabajo le impide estar al pendiente de cuanto tiempo se pasa en las redes sociales, bajando música o descargando juegos.

“Creo que sí tengo ventaja, porque no es lo mismo que mi mamá me esté chocando que hago a contar con la libertad de conectarme a la red cuantas veces quiero, obviamente tengo una orden de horario y restricciones de lo que puedo ver, pero siempre hay formas de vulnéralos”.

Asimismo de acuerdo a datos de la Secretaría de Educación en Quintana Roo, sólo el 45% de los planteles educativos de nivel básico, cuenta con talleres de computación o dispositivo para accesar a  la red en las aulas, por lo que no son parte fundamental en el proceso de enseñanza aprendizaje, es más hay maestros que no sabe utilizar las nuevas tecnologías.

En ese sentido Gerardo Pana Hernández, profesor de secundaria, señaló que aun cuando imparte clases de computación, en el taller únicamente existe cuatro computadoras para 25 niños, lo que dificulta el proceso de enseñanza, además no se utilizan esa herramienta en el resto de las asignaturas porque muchos docentes únicamente saben lo básicos de las nuevas tecnologías.

Por ello, la generación z gana terreno en el uso de las nuevas tecnología, en donde parece no haber limites, pues un niños a edades muy tempranas sabe usar al menos un smart plone o una tablet, sin que los padres o los profesores sean los conductores del conocimiento, se trata entonces de niños y jóvenes que nacieron y se desarrollan a la par de los dispositivos que permiten accesar a la red.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios