22 de Septiembre de 2018

Chetumal

Las ventas en las carnicerías siguen sin levantar

A una semana de terminada la Cuaresma, los tablajeros de Bacalar han optado por generar derivados del puerco más económicos.

Compartir en Facebook Las ventas en las carnicerías siguen sin levantar Compartir en Twiiter Las ventas en las carnicerías siguen sin levantar

Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- Los bacalarenses siguen sin consumir carne de puerco a una semana de que concluyó la abstención para los fieles católicos que marcó la Cuaresma, lo que se refleja en las bajas ventas que mantienen los tablajeros del Pueblo Mágico, que comenzó a notarse desde la primera semana que entró este período de guardar, lo que ha obligado que algunos tengan que preparar derivados del animal con las vísceras y piel.

Por esta prolongada baja venta, los carniceros han optado por incrementar la cantidad de preparados derivados del cerdo, tales como morcilla, lechón al horno y cochinita, porque la venta de carne cruda, es muy escasa y prefieren “darle salida”, que mantenerla refrigerada por demasiado tiempo.

Vicente Ramírez Góngora, quien cuenta con una carnicería en el interior del mercado municipal, explicó que la venta de carne no ha mejorado desde antes de la Semana Santa, de modo que siguen padeciendo las ventas por debajo del 50%, y consideran que no mejorará hasta dentro de algunas semanas.

También te puede interesar:  Sin control 30% de carne consumida en Chetumal

Consideró que las familias gastaron en sus vacaciones, y el regreso a clases significó un gasto extra, del cual necesitan recuperarse en su poder adquisitivo. Mientras tanto, este sector busca alternativas para seguir comercializando, de modo que algunos han optado por vender cochinita o lechón al horno los domingos.

Esta situación también afectó a las comunidades rurales, pues Cecilio Cen, de la comunidad de Buena Esperanza, sacrificaba un cerdo cada semana para consumo en el pueblo, sin embargo, desde antes de la Semana Santa, sólo vende una tercera parte y el resto tiene que refrigerarlo e irlo vendiendo en partes, lo que lleva en ocasiones hasta 15 días.

Dijo que las costumbres muy arraigadas en las comunidades rurales, es lo que mermó considerablemente el consumo de carne de puerco.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios