12 de Noviembre de 2018

Línea mortal al límite', una película mala

El remake de la cinta noventera conservó sus ideas más absurdas y las diluyó.

Si realmente le atrae la idea de ésta película, busque la de 1990 de Joel Schumacher, no es buena pero es menos mala. (Contexto)
Si realmente le atrae la idea de ésta película, busque la de 1990 de Joel Schumacher, no es buena pero es menos mala. (Contexto)
Compartir en Facebook Línea mortal al límite', una película malaCompartir en Twiiter Línea mortal al límite', una película mala

Por Rafael R. Deustúa

“No lo arregles si no está roto” dice un refrán que aplica a infinidad de remakes de películas, pero no a “Línea Mortal”. Ése mal filme de 1990 tenía un argumento prometedor pero poco trabajado, al parecer por ser una cinta comercial, por eso el remake era una buena oportunidad de explotar el potencial del argumento. “Línea mortal al límite” hace ver a la original como una gran película.

Courtney quiere morir, pero sólo poquito, lo suficiente para ver si hay vida después de la muerte. Recluta compañeros de la escuela de medicina para que la resuciten y con una droga para su corazón. Regresa con sus sentidos agudizados y una inteligencia más despierta. Sus celosos compañeros se suicidan imitándola y luego se van de fiesta a celebrar. Todo parece bien hasta que fantasmas del pasado empiezan a acosarlos.

También te puede interesar: Blade Runner 2049, una película que se disfruta

La premisa del filme sigue siendo buena, pero la realización es peor. La oportunidad de desarrollarlo la perdió el guionista Ben Ripley que sólo adapta el libreto a la actualidad y lo suaviza para darle clasificación “B”. Los diálogos son superfluos, describiendo lo que el público ya está viendo, eso hace ver a los personajes como tontos cuando se supone que son los más inteligentes.

El director Niels Arden Oplev no logra crear una atmósfera consistente a lo largo de la película. Puede que no se decidiera entre un thriller psicológico, un filme de terror y una comedia estudiantil, pero su trabajo es de novato. No logra explicar las razones de lo que ocurre, no se preocupa por dar vida o credibilidad a los personajes -como una guapa Nina Dobrev haciendo su guardia médica en tacón alto-.

El diseño de producción, dada la naturaleza entre terror y ciencia ficción de la trama podría haber salido al quite y ayudar. Pero parece que estaban ocupados con otro proyecto y para éste copiaron los escenarios y situaciones de videojuegos de terror. Ni siquiera los efectos especiales o edición de sonido son destacables.

En actuación tenemos un gran desperdicio de talento en Ellen Page, que no toma el pulso de Courtney. James Norton, Nina Dobrev y Kiersey Clemons corren de un lado a otro y ponen el lado sexy descerebrado. Diego Luna hace un buen papel, considerando la película y Kiefer Sutherland quisiera que su papel hubiera sido recortado por completo.

Si realmente le atrae la idea de ésta película, busque la de 1990 de Joel Schumacher, no es buena pero es menos mala.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios