22 de Septiembre de 2018

Quintana Roo

“De Iztapalapa para el mundo: ¡Los Ángeles Azules!”

Ofrece memorable concierto ante cinco mil personas en la Plaza de Toros.

Desde las siete de la noche, el público comenzó a poblar las graderías. (Alejandra Flores/SIPSE)
Desde las siete de la noche, el público comenzó a poblar las graderías. (Alejandra Flores/SIPSE)
Compartir en Facebook  “De Iztapalapa para el mundo: ¡Los Ángeles Azules!”Compartir en Twiiter  “De Iztapalapa para el mundo: ¡Los Ángeles Azules!”

Alejandra Flores/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- “De Iztapalapa para el mundo: ¡Los Ángeles Azules!”, sonó en el micrófono la voz de Elías Mejía Avante y mientras sus hermanos y el resto de los músicos de cumbia sonidera ocuparon su sitio, un rugido de gritos y chiflidos retumbó en la Plaza de Toros de Cancún.

Desde las siete de la noche, el público comenzó a poblar las graderías.

Para las 21:30 horas comenzaron los chiflidos, era el público llamando al grupo a escena, pero la gente seguía llegando, en una inusual celebración que prometía baile y canciones para corear a todo pulmón.

También te puede interesar: Confirman Ángeles Azules y Merenglass en la Expofer

A las 22 horas, un corazón se dibujó en las pantallas, y tras el inconfundible llamado sonidero, surgieron Los Ángeles Azules, ellos con guayaberas negras, ellas con entallados vestidos rojos. Luego el tun tun de un latido, la pirotecnia, las llamaradas y las nubes de hielo seco, y con ello la música: “…cómo te voy a olvidar, como te voy a olvidar…”, coreaba el público; “…mujer niña mi niña mujer, mujer niña mi niña mujer…”, “amor a primera vista, amor de primera vez”, “suelta, el listón de tu pelo…”.

Noche de baile

La fiesta podía vivirse en cada rincón del coso, parejas abrazadas, madre e hijo enseñándose a bailar, amigas improvisando coreografía, solteros “haciendo su luchita”, parejas abriendo pista y armando coro. 

Con “La cumbia del acordeón” vino la invitación: niñas, jóvenes, mujeres entradas en sus mejores años, “gorditos” dispuestos a competir por el aplauso, subieron al escenario para concursar a ritmo de cumbia. Una hora y media después, y una ola que le dio vuelta al coso tres veces, sonó el tema esperado: “17 años”, pieza con la que cerró el espectáculo. 

Una versión rapera que el público aplaudió divertido. Cinco mil almas salieron de la Plaza de Toros en filas que seguían bailando y coreando los temas que ahora aparecían en pantalla: Los Ángeles Azules con Sinfónica.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios