No solo son bellos: los maculís también son maderables y medicinales

Estos árboles suelen dar un tono rosa a las calles de la ciudad en la primavera; pero también tienen otras propiedades.
|
(Paola Chiomante/SIPSE)
(Paola Chiomante/SIPSE)

Cancún.- Seguro que los has visto; en esta temporada las calles de Quintana Roo son decoradas con flores rosas tanto en las copas de los árboles, como en los camellones y jardines en donde hay un maculís.

Pero ¿sabías que esta especie además de proveer a la ciudad de un hermoso paisaje tiene otras propiedades?

De acuerdo con un documento de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) sobre la Tabebuia rosea, nombre científico de este árbol, el género tiene alrededor de 100 especies en América tropical.

(Stephani Blanco/SIPSE)

Crece en sitios planos y se presenta indiferentemente en suelos de origen calizo, ígneo o aluvial, pero en general, esta planta está “cómoda” en lugares con algunos problemas de drenaje especialmente en bosques pantanosos o inundables. Se desarrolla bien en suelos conocidos como vertisol pélico y vertisol gleyco.

También te puede interesar: Monos araña también sufren por el cierre de hoteles en Playa del Carmen

Los maculís se extienden del sur de México al norte de Venezuela y el oeste de los Andes hasta las costas de Ecuador. Presente en las Antillas. 

(Stephani Blanco/SIPSE)

¿Qué usos se da a los maculís?

La madera de este árbol se emplea en la elaboración de instrumentos musicales, también sirve como combustible, leña y carbón.

En las zonas rurales también es aprovechada para la construcción de viviendas.

Igualmente es aprovechada para elaborar implementos de trabajo, es decir, como mangos para herramientas agrícolas.

(Eddy Bonilla/SIPSE)

Su madera es de excelente calidad y suele ser usada para fabricar muebles y gabinetes, postes, decoración de interiores, remos, chapa para madera terciada, lambrín, triplay, parquet, culatas para armas de fuego, ebanistería.

A este árbol también se le atribuyen propiedades medicinales; sus hojas y corteza son usados para combatir disentería, acelera el parto, diarrea, calentura. La infusión de las hojas se utiliza como febrífugo. La corteza cocida sirve para la diabetes, paludismo, tifoidea, parasitosis.

Y su flor, Melífera, es excelente para la apicultura.

Ahora que lo sabes seguramente nunca verás de la misma forma a este árbol que, además de bello, es de mucho provecho en la región.