18 de Junio de 2018

Opinión QRoo

Buenos tiempos para el turismo

“Hablemos de turismo”. Así empezó la secretaria Marisol Vanegas Pérez su conferencia magistral...

Compartir en Facebook Buenos tiempos para el turismoCompartir en Twiiter Buenos tiempos para el turismo

“Hablemos de turismo”. Así empezó la secretaria Marisol Vanegas Pérez su conferencia magistral en el IX Congreso de la Universidad Tecnológica de Cancún, desarrollado en la zona hotelera la semana pasada, al que asistieron autoridades, empresarios, expertos, académicos y estudiantes.

La frase inicial pareció revelar, desde el primer suspiro con que la dijo, su verdadera intención: despojar a la industria de ese manto intocable desmintiendo rumores, precisando avances, señalando errores y ratificando propósitos. En sentido literal y figurado, fue “magistral”.

En el clímax de la disertación, la también catedrática lanzó enfática, de pie: “La oferta no debe desvirtuarse por la demanda”, lo que sacó aplausos de un auditorio repleto, que reconoció al instante la alusión a fallas estructurales de un modelo exitoso en los números, no obstante criticado desde hace casi dos décadas.

¿Qué quiso decir en concreto? Consultada al respecto, y fiel a su estilo pedagógico, describió con abundancia de términos, cifras y ejemplos, tanto el nacimiento de este esquema predominante, como sus carencias, desafíos e interrogantes más frecuentes que tienden a reducir, lamentablemente, el debate de un ámbito clave para el desarrollo.

Para explicar la idea central, debe asimilarse que la oferta fue acercándose a la demanda de los visitantes, cruzando la línea de la ética, lo cual ha significado una simulación, una filosofía viciada y el extravío de la autenticidad.

Es decir, y sirvan como ejemplos: han montado parques temáticos con una oferta prácticamente irrisoria, apelando a la diversificación; han permitido la ingesta de alcohol en la calle, para agradar al turista con más flexibilidad; han sobreexplotado los recursos de áreas rurales con el pretexto de la expansión progresista, o han manoseado costumbres, deberes y quehaceres de comunidades enteras con su patrimonio incluido.

“Estamos desarrollando un nuevo modelo: lo primero era poner orden y conciliar”, aclara para confirmar que vienen cambios profundos. Porque, asegura, la mayoría está de acuerdo en reimpulsar al destino como un gran producto, más allá de los atributos y recursos en operación. “Lo lograremos. Hay capacidad y voluntad”, confía antes de partir al Tianguis Turístico de Acapulco.

La Universidad de Julián Aguilar Estrada sube con ello la calidad del debate en torno al tema y pone la vara alta a las demás casas de estudio, donde debe generarse el conocimiento más completo e incubarse la auténtica transformación de las disciplinas, sobre todo de aquellas que definen el rumbo de una sociedad como esta.

El IX Congreso de Turismo de la UT Cancún ha dejado un precedente insoslayable.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios