23 de Septiembre de 2018

Opinión QRoo

Marinos ejemplares en Chetumal

La Décimo Primera Zona Naval de Quintana Roo obsequió ayer una novedosa y saludable apertura en su relación...

Compartir en Facebook Marinos ejemplares en ChetumalCompartir en Twiiter Marinos ejemplares en Chetumal

La Décimo Primera Zona Naval de Quintana Roo obsequió ayer una novedosa y saludable apertura en su relación con los reporteros y otros periodistas de la capital del estado, invitando un delicioso desayuno en el Club Naval para presentar dos proyectos que pondrá en marcha en los próximos meses: el dragado del canal de Zaragoza y la creación de una estación naval de rescate y salvamento en Majahual.

El Vicealmirante Cuerpo General Diplomado de Estado Mayor, Eduviges José Martínez Sandoval, Comandante de la XI Zona Naval, fue un anfitrión ejemplar que reconoció la importancia de los periodistas, a quienes dio un irresistible trato de altura que en escasos eventos se ha manifestado, según mi fiel memoria y experiencia personal.

El canal de Zaragoza de 1.23 kilómetros de longitud es de vital importancia para Quintana Roo, ya que agiliza la comunicación entre la bahía de Chetumal y el Mar Caribe. La obra fue diseñada en tiempos de Porfirio Díaz –precisamente en 1901–, cuando estaba fresca la fundación del actual Chetumal.

Una Zona Naval con las puertas de par en par es una grata noticia, tomando en cuenta la cerrazón que predomina en ciertas dependencias donde tratan al reportero como cucaracha entre las sábanas ¿Casos concretos? Un evento encabezado por Eduardo Ortiz Jasso –director de la Agencia de Proyectos Estratégicos de Inversiones–, cuyos guaruras corrieron a un reportero de Noticaribe cuando hacía una entrevista en el Centro Internacional de Negocios y Convenciones de Chetumal; la descortesía llegó a tal extremo que los esbirros de Ortiz Jasso amigablemente le advirtieron a Rafael Briceño que recurrirían a la fuerza pública si no les obsequiaba su ausencia, pese a que el evento era público.

Recientemente el mismo reportero fue considerado persona non grata en la Secretaría de la Contraloría del Estado comandada por Rafael del Pozo Dergal, cuya anónima y prepotente jefa de prensa le impidió efectuar su labor altamente profesional.

Con tan desagradables episodios en la memoria, ¿cómo no ser conquistado por el trato tan cortés de nuestros marinos? Como invitada especial, Martha Silva Martínez –directora del Sistema Quintanarroense de Comunicación Social– disfrutó esta enorme distinción que debe ser un manual de cabecera para ciertos jefes de prensa tan ofensivos e ineptos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios