23 de Febrero de 2018

Chetumal

Más de 100 jóvenes 'escuchan' el llamado de Dios

El próximo ciclo escolar los seminarios de Chetumal y Cancún formarán a los futuros sacerdotes.

Los seminarios de Chetumal y Cancún ya se preparan para el próximo ciclo seminarista. (Angel Castilla/SIPSE)
Los seminarios de Chetumal y Cancún ya se preparan para el próximo ciclo seminarista. (Angel Castilla/SIPSE)
Compartir en Facebook Más de 100 jóvenes 'escuchan' el llamado de DiosCompartir en Twiiter Más de 100 jóvenes 'escuchan' el llamado de Dios

Claudia Martín/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Para el próximo ciclo escolar, el Seminario Menor de Chetumal y el Seminario Mayor, ubicado en Cancún, iniciarán con poco más de 130 alumnos que se perfilan para ser seminaristas.

El Padre, Ángel Estrella, rector del Seminario Menor en Chetumal, informó que actualmente atienen en Chetumal a 63 estudiantes, de los cuales, aunque se prevé que solamente seis concluyan su preparatoria, de acuerdo a los antecedentes.

También te puede interesar: Jóvenes se 'rehúsan' a ponerse la sotana

“El proceso no es fácil, es tener una vocación e implica mucha disciplina, y hoy nadie quiere disciplina. La vocación del sacerdocio es un misterio de amor entre Dios que llama por amor y un hombre que responde libremente y por amor, un llamado a ser puente entre Dios y los hombres, a seguir en el mundo, para salvarlo, pero sin ser del mundo”, explicó el rector.

Precisó que el próximo 15 de agosto iniciará el curso académico e iniciarán con buen número de alumnos, a los cuales les darán el seguimiento para llegar a su formación final que es el sacerdocio.

“Este año empezamos con un número similar, 130 seminaristas en total del Seminario menor y del mayor empezarán cerca de 40 con su formación en filosofía, teología y otro tipo de conocimiento”, indicó.

La vocación al sacedorcio

El también párroco, consideró que es muy difícil captar jóvenes con la inquietud de ser sacerdote, pues resaltó, antes que nada tienen que tener la vocación.

“Los jóvenes que deciden ingresar son jóvenes que provienen de una iglesia, ya sea monaguillos o que su mamá o familia es cercana a la religión. Es difícil que un chico de la calle o que no asiste a la iglesia tenga la inquietud sacerdotal”, expuso.

Agregó que la vocación al sacerdocio no es un sentimiento, sino una certeza interior que nace de la gracia de Dios, no se trata de un destino irrevocable, sino un misterio de amor y el amor es siempre libre, tampoco es un refugio para el que tiene miedo a la vida o una carrera como cualquier otra, es una historia de amor.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios