Menores caen en las drogas por amigos, ansiedad y falta de atención

Detectan que los adolescentes caen en vicios a más temprana edad, incluso antes de cumplir los 13 años.

|
Menores de Q. Roo caen en drogas por amigos, ansiedad y falta de atención. (Foto: Paola Chiomante)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

A. Galera / F. Duque

El consumo de alcohol, drogas y tabaco entre menores de edad quintanarroenses aumenta a un nivel alarmante, debido a tres razones principales: encajar entre los círculos de amigos, por la falta de atención de los padres, o para hacer frente a los problemas de ansiedad.

De acuerdo a un reporte reciente del Consejo Nacional contra las Adicciones, los adolescentes que beben alcohol de manera constante pasaron de un 34% a un 59% en los últimos cinco años; mientras que el de cigarrillos pasó de un 22% a un 42%; y el de narcóticos, de un 11% a un 18%.

Paola Várguez Peraza, integrante del Colegio de Psicólogos de Quintana Roo y de los Centros de Integración Juvenil en México, explica que esta situación ha evolucionado a un grave problema de salud pública, por las consecuencias negativas que provoca en el futuro de estos jóvenes, incluyendo sus relaciones laborales, familiares y románticas.

“Esta situación concuerda con nuestro más reciente diagnóstico, de que al menos uno de cada cuatro adolescentes de Quintana Roo enfrenta situaciones como ansiedad, depresión, pérdida de autoestima; siendo el consumo de estas sustancias la manera más fácil en la que buscan evadir sus problemas”.

Este fenómeno se vio acentuado por la pandemia del Covid-19 y el aislamiento social.

A ello se sumó la pérdida de empleos y la crisis económica que provocó la contingencia sanitaria y que generó muchos problemas en los hogares de la entidad.

“Eso impactó de manera negativa entre los adolescentes, que percibieron el mal humor o el distanciamiento de sus padres”.

(Foto: Harold Alcocer)

Amigos empujan a los jóvenes en malos pasos

Várguez Peraza citó que esta mezcla de problemas, en conjunto con la necesidad de encajar en los círculos de amigos para satisfacer su necesidad de pertenecer a un colectivo, propició que caigan en estos vicios.

“Las consecuencias por supuesto que serán negativas en el corto y largo plazo. Primero, vamos a observar un aumento en el número de pacientes jóvenes con problemas como daños en el hígado, presión arterial alta, desnutrición, cáncer en pulmón, además de todos los problemas generados en sus relaciones sociales”.

Por tal motivo, urgió a los padres a tener un mayor acercamiento con sus hijos, evitando en la medida de lo posible consumir estos productos frente a ellos, “ya que tampoco les pueden prohibir algo que ellos consumen, pues al fin y al cabo son su principal ejemplo”.

Consumo de alcohol  inicia cada vez más temprana edad

El consumo de alcohol entre adolescentes de Quintana Roo inicia cada vez más temprano, de acuerdo con especialistas del Centro de Integración Juvenil (CIJ) y Alcohólicos Anónimos, quienes situaron la edad promedio actual entre los 12 y 13 años, cuando anteriormente era de 15 a 16 años.

Alfredo Hatchewt Anaya, médico del CIJ Cancún, recordó que Quintana Roo ocupa el tercer lugar nacional en consumo de bebidas alcohólicas, lo que consideró grave, debido a los efectos que estas tienen sobre la salud de las personas, pero sobre todo, de los adolescentes.

“La corteza cerebral tiene su fase más crítica de desarrollo entre los 14 y los 19 años, pero si en ese rango de edad la persona está consumiendo sustancias que afectan el funcionamiento del cerebro, el riesgo de que tenga daños permanentes es altísimo”.

Para el especialista, estos pacientes pueden manifestar en su adultez una mayor predisposición a la dependencia de sustancias, pero también a través de trastornos de la personalidad, falta de control de impulsos, conductas violentas, entre otras.

Hatchewt Anaya mencionó que con la reanudación de los servicios presenciales se van a poder retomar las mediciones sobre los usuarios del CIJ y sus necesidades de atención, lo que permitirá conocer con exactitud, qué pasó con los jóvenes y adolescentes durante el confinamiento.

A través de diversas encuestas y estudios, estos han expresado que experimentaron un nivel de estrés y de ansiedad debido a las restricciones de movilidad, las exigencias de la escuela, no poder convivir con sus pares, pero sobre todo, porque muchos estuvieron encerrados con algún adulto ejerciendo violencia hacia ellos u otro integrante de la familia.

La Central Mexicana de Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos, informó que actualmente han tenido que abrir grupos exclusivos para jóvenes, debido a la disminución de edad, siendo el integrante un adolescente de 16 años.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Legalización de la marihuana divide opiniones en Cancún

México: Daniel Riolobos construye un nuevo futuro

Imparten curso virtual para prevenir adicciones en Playa del Carmen

Cargando siguiente noticia