18 de Agosto de 2018

Quintana Roo

Hermetismo por visita de soldados estadounidenses a Bacalar

Las fuerzas militares mexicanas despliegan un impresionante dispositivo de seguridad en algunos sitios del Pueblo Mágico.

Media docena de corpulentos soldados de los Estados Unidos arribaron en dos vehículos tipo Suburban. (Redacción/SIPSE)
Media docena de corpulentos soldados de los Estados Unidos arribaron en dos vehículos tipo Suburban. (Redacción/SIPSE)
Compartir en Facebook Hermetismo por visita de soldados estadounidenses a BacalarCompartir en Twiiter Hermetismo por visita de soldados estadounidenses a Bacalar

Javier Ortiz/SIPSE
BACALAR, Q. Roo.- Bajo fuertes medidas de seguridad, media docena de agregados militares extranjeros visitó el Cenote Azul y el balneario ejidal del Pueblo Mágico, donde permanecieron media hora, para admirar las cristalinas aguas de la Laguna de los Siete Colores. 

Aunque no se pudo confirmar, debido a las fuertes medidas de seguridad que implementó el cuerpo castrense, trascendió que el recién nombrado comandante de la 34 Zona Militar en Quintana Roo, general Dagoberto Espinoza Rodríguez, encabezó el contingente.

Poco después del mediodía, un vehículo tipo jeep todoterreno arribo al estacionamiento del Cenote Azul, de donde descendieron cinco elementos castrenses que se dieron a la tarea de acordonar la zona, para sorpresa de varios turistas nacionales y extranjeros que se encontraban en el lugar.

Portando armas de fuego de alto poder, los soldados se apostaron en el mirador del cenote azul y sus alrededores, incluso en el interior del restaurante, lo que causó sobresalto entre los comensales que disfrutaban de sus alimentos en ese momento.

Segundos después arribaron dos vehículos tipo Suburban, de donde descendieron alrededor de media docena de corpulentos soldados con uniforme militar característico de los Estados Unidos, con colores combinados de gris y verde, que se distinguía a simple vista del atuendo del soldado mexicano.

El motivo de su visita fue conocer el Cenote Azul de Bacalar, donde permanecieron por espacio de 20 minutos e intercambiaron impresiones. Posteriormente se internaron al interior del restaurante, donde causaron asombro por el impresionante dispositivo de seguridad que se mantuvo alrededor de ese sitio.

Elementos castrenses trataron de impedir a toda costa tomar fotografías, a pesar de ser un sitio público. Fuentes consultadas indicaron que el convoy militar se dirigió al balneario ejidal, aunque no fue así.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios