14 de Noviembre de 2018

Quintana Roo

Dominadas por el alcohol permanecen ocultas

Mujeres que padecen esta enfermedad acuden diariamente al Grupo Justo Medio "Vive y Deja Vivir" para buscar una solución.

En lo que va del año la cifra de asistencia al grupo de ayuda aumentó a 30%. (Foto de Contexto/Internet)
En lo que va del año la cifra de asistencia al grupo de ayuda aumentó a 30%. (Foto de Contexto/Internet)
Compartir en Facebook Dominadas por el alcohol permanecen ocultasCompartir en Twiiter Dominadas por el alcohol permanecen ocultas

Abigail Becerra/SIPSE
CANCÚN, Q.Roo.- Al despertar un día después de una sesión intensiva de bebidas descubrió el abandono en que tenía a sus hijos y su pareja.

Ella es Nelsy O., nombre anónimo como se le conoce a esta mujer y madre de 47 años en el Grupo Justo Medio “Vive y Deja Vivir”, un grupo de Alcohólicos Anónimos exclusivamente para mujeres, al cual asiste desde hace un año.

Desde hace cuatro años fue cuando Nelsy tomó el gusto por las bebidas alcohólicas, lo mismo le daba tomar una copa de vino tinto, cerveza, mezcal o whisky, todos al final del encuentro le originaban el mismo efecto, el de “anestesia” para el cuerpo y también para el alma.

El origen de su adicción al alcohol inició cuando descubrió la infidelidad de su esposo con su compañera de trabajo en su propia casa un día que ella visitaría a su familia en Yucatán, pero un evento inesperado con el motor de su automóvil la hizo regresar con sus hijos de madrugada.

Para otras mujeres, como Nelsy relató, era más fácil terminar con la relación y enfrentar la vida sola con sus pequeños de tan sólo cinco y cuatro años de edad, que permanecer con un hombre que no la valoró. En efecto, la primera opción hubiera sido la ideal, pero el temor, la presión social y el rechazo familiar hicieron que mantuviera su matrimonio a flote pese a la decepción sufrida.

Aunque su pareja tuvo un auténtico arrepentimiento, porque pese a su alcoholismo jamás la dejó sola y tampoco la defraudó nuevamente, ella nunca logró perdonarle aquel error, perdón auténtico que le hubiera quitado tantos años perdidos a causa del alcohol.

Cada día luego de llevar a sus hijos a la escuela buscaba algún lugar donde comprar bebida y correr a su habitación para descargar su desengaño y frustración causada por el hombre que tanto amó, pero también tomar como pretexto el abandono de su vida profesional por el cargo tradicional de la maternidad y la familia. Al acercarse las 15 horas, momento de la salida del colegio de sus pequeños, hacía uso de los artilugios para quitarse la borrachera de encima.

El origen de su adicción al alcohol inició cuando descubrió la infidelidad de su esposo con su compañera de trabajo en su propia casa.

Duchas frías, pastillas para el mal aliento, todo para no ser descubierta y asistir lo más cercanamente sobria a la entrada del colegio. Este “encanto” de alejarse de la realidad sólo la mantenía de lunes a viernes porque en fin de semana en “gritos y sombrerazos” se convertía la convivencia familiar debido al efecto de la sobriedad.

Lo crónico de su adicción fue revelado mucho tiempo después cuando el descuido en su hogar y en su persona fue evidente para su esposo e hijos quienes intentaron ayudarle, pero sin resultados favorables.

El día que “iluminada” y con la disposición de pedir ayuda fue cuando el menor de sus hijos se quemó la mano derecha al intentar prepararse algo para saciar su hambre luego que no hubiera comida preparada, mientras que ella sumida entre las sábanas reposaba su borrachera. En ese momento aceptó que tenía un problema y pidió no ayuda, sino auxilio al mismo tiempo que imploraba el perdón por su enfermedad.

Como Nelsy 30 mujeres más asisten cada semana a Grupo Justo Medio, una congregación de mujeres que logran rehabilitarse en 12 pasos y que se mantienen sobrias “sólo por hoy”.

Rubén V., miembro activo de Grupo Alcohólicos Anónimos en Quintana Roo, dijo que existen 78 mujeres, en los 96 grupos de todo el estado bajo el programa de recuperación de 12 Pasos sugeridos, creados especialmente para la recuperación del alcoholismo.

Son mujeres de todas las edades que acuden solas o acompañadas de sus familiares para lograr mantenerse sobrias y recuperar su vida, sus familias y trabajos, debido a que cuando solicitan ayuda es porque han perdido la dirección en algunos de estos ámbitos.

Indicó que aumentó la asistencia de mujeres en lo que va del año hasta el 30% ya que anteriormente sólo atendían a 58 féminas. Situación reflejada a nivel nacional donde este sector contabilizaba un millón 820 mil mujeres en el 2011 uniéndose 260 mil más en el 2012 y lo que va del año, lo que demuestra un involucramiento real en esta adicción.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios