23 de Abril de 2018

Quintana Roo

Mujeres quintanarroenses, víctimas de acoso laboral

Las afectadas generalmente requieren atención psicológica para sobrellevar el trauma generado por este problema.

En Quintana Roo se protege a quienes son el pilar de las familias y se vela por los derechos inalienables de las mujeres quintanarroenses, porque siempre aportan lo mejor de sí al Estado. (Francisco Sansores/SIPSE)
En Quintana Roo se protege a quienes son el pilar de las familias y se vela por los derechos inalienables de las mujeres quintanarroenses, porque siempre aportan lo mejor de sí al Estado. (Francisco Sansores/SIPSE)
Compartir en Facebook Mujeres quintanarroenses, víctimas de acoso laboralCompartir en Twiiter Mujeres quintanarroenses, víctimas de acoso laboral

 

Juan Palma/SIPSE
CHETUMAL, Q. Roo.- Quienes son víctimas generalmente no denuncian su caso y prefieren guardar sigilo por temor a represalias. Las mujeres trabajadoras, sobre todo, madres solteras y jóvenes sin pareja, son quienes más expuestas están de padecer acaso laboral. Las afectadas generalmente requieren atención psicológica para sobrellevar el trauma generado por este problema.
 
El departamento de psicología del sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) en Quintana Roo, en  el 2012 registró 28 casos de maltrato a mujeres y 12 por acoso sexual. Para contrarrestar esta problemática, ese mismo año, el Instituto Quintanarroense de la Mujer (IQM), estableció el Modelo Equidad al interior de las dependencias del Poder Ejecutivo e instaló 18 comités a través de los cuales se protege a quienes son el pilar de las familias y  vela por los derechos inalienables de las mujeres quintanarroenses.
 
El acoso laboral es considerado como  los actos o comportamientos, en un evento o en una serie de ellos, en el entorno del trabajo o con motivo de éste, con cuatro independencias de la relación jerárquica de las personas involucradas, que atenten contra la autoestima, salud, integridad, libertad o seguridad de las personas.
 
De acuerdo con la jefa del departamento de psicología del Sistema para el DIF en Quintana Roo, Guadalupe Pelayo Velázquez, los motivos del maltrato hacia la mujer se presentan la mayoría de las veces a causa de no existir en ellas una preparación profesional, esto genera la dependencia total económica con la pareja. 
 
Se tiene también como factor a la tolerancia del maltrato el bajo nivel de autoestima, la mujer siente esa necesidad de estar con el agresor, teniendo la idea que nadie más podría fijarse en ella sin descartar que el mismo agresor es causante de estos pensamientos, con frases como: “eres  fea”, “nadie te va ha querer como yo”, entre otras.
 
Las mujeres que ya son madres de familia, toleran estas situaciones por sus hijos, teniendo la idea errónea que separarse de su pareja perjudicaría a sus hijos, cuando esto sería lo contrario, las escenas de agresión, gritos y tensión generan en los hijos una imagen errónea de  lo que es una familia y crecen con esa percepción. 
 
Las personas que sufren acoso laboral, no se determinar sólo en este género esta situación también la experimentan los hombres recibiendo también acoso por parte del sexo opuesto o personas que son de otra preferencia sexual. 
 
Este tipo de situaciones se presentan cuando la acosador cuenta con algún poder sobre la persona, entran los factores de la manipulación, el chantajismo sobre la tranquilidad en la persona; estas son herramientas claves en el acosador para tener un control su víctima cumpla sus peticiones. Muchas de las ocasiones se presentan el acoso hacia la mujer cuenta no cuenta con una pareja o en su caso esta es madre soltera. 
 
Una de las técnicas más usadas en base a la manipulación es el despido y las malas recomendaciones en otras empresas o dependencias así generar en la victima el temor de ser despedida.  
 
En respuesta a esta problemática, las instancias involucradas en el tema, han  asumido medidas para proteger a las mujeres trabajadoras.
 
Según la directora del IQM, Blanca Cecilia Pérez Alonso, en la entidad la equidad de género es una realidad y se han ha sentado las bases de un entramado institucional para garantizar que se establezcan las condiciones laborales adecuadas y se genere un ambiente de trabajo aún más sensible.
 
En el 2012 se hizo entrega de los distintivos del modelo de equidad de género que forman parte de una estrategia gubernamental para el establecimiento de condiciones equitativas para mujeres y hombres en sus espacios de trabajo.
 
Si bien el proceso certificación en el ámbito local inició en 2010, tras una serie de reuniones con el instituto nacional de las mujeres se acordó la fusión del programa al plano local para establecer un proceso de homogeneización de los procedimientos y de las acciones, con la finalidad de hacer más  accesible la certificación y poder institucionalizar la perspectiva de género en las 18 dependencia que integran el gabinete legal.
 
El IQM asume el liderazgo en materia de cultura institucional de género, garantizando así el compromiso del Gobernador de condiciones idóneas para el desarrollo pleno de las mujeres.
 
La directora del IQM mencionó, que sin duda es un logro que se hayan instalado los 18 comités de modelo de equidad de género en las dependencias del gabinete legal de ejecutivo, pero seguiremos trabajando para crear un mejor ambiente de trabajo tanto para las mujeres, como para los hombres.
 
Por último distinguió que aún falta mucho por hacer en el tema de equidad de género y a través del instituto; este a su vez pone a disposición cursos para mejorar el ambiente laboral y así logra un mejor resultado de trabajo.

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios