17 de Diciembre de 2017

Quintana Roo

Nacionales, buenos para trabajar, pero no para dirigir

En la industria hotelera de Quintana Roo, los puestos de alta dirección están ocupados por extranjeros.

Los patrones están obligados a capacitar a trabajadores mexicanos en la especialidad de que se trate. (Redacción/SIPSE)
Los patrones están obligados a capacitar a trabajadores mexicanos en la especialidad de que se trate. (Redacción/SIPSE)
Compartir en Facebook Nacionales, buenos para trabajar, pero no para dirigirCompartir en Twiiter Nacionales, buenos para trabajar, pero no para dirigir

 

Brisa Muñoz/SIPSE
CANCÚN, Q. Roo.- De los 50 mil trabajadores mexicanos en el rubro turístico de Cancún, 28 mil corresponden al área de hotelería, es decir 56%, pero menos del cinco por ciento de ellos ocupa puestos de alta dirección, ya que éstos se encuentran ocupados por extranjeros y las posibilidades de que las nuevas generaciones de egresados de las carreras de turismo y hotelería logren uno de estos cargos se reduce a casi el uno por ciento, y esta tendencia que se replica en todos los destinos de Quintana Roo continuará no porque los mexicanos carezcan del conocimiento o la experiencia para ello, sino por la ley y las propias empresas.
 
De acuerdo con el artículo siete de la Ley Federal del Trabajo vigente hasta el momento, en todas las empresas o establecimientos la planta laboral deberá estar compuesta por lo menos en un 90% por trabajadores mexicanos. En las categorías de técnicos y profesionales, los trabajadores deberán ser mexicanos, “salvo que no los haya en una especialidad determinada, en cuyo caso el patrón podrá emplear temporalmente a trabajadores extranjeros, en una proporción que no exceda del diez por ciento de los de la especialidad”, pero los patrones están obligados a capacitar a trabajadores mexicanos en la especialidad de que se trate; sin embargo, la misma ley establece que esto no aplica para los puestos de directores, administradores y gerentes generales;  permitiendo así que las grandes cadenas hoteleras extranjeras, que significan el 75% de la oferta en el estado, tengan en los puestos de mayor jerarquía y sueldo a personal de otros países.
 
Un claro ejemplo de ello es Fernando Alpuche Soberanis, ahora empresario hotelero y  representante de los hoteleros del centro, pero que en su juventud, cuando se estaba abriendo paso en el mundo del turismo, vivió en carne propia lo que significa creer que se cumple con todos los requisitos para obtener un cargo gerencial de primer nivel y ver como la oportunidad se escapó de sus manos por una simple razón: era mexicano.
 
“Pareciera que los quieren blanquitos y de ojos verdes, y para mí eso es discriminación, sobre todo en las grandes cadenas, por ejemplo en Camino Real así lo hacen, yo nunca pude avanzar ahí aunque ya había pasado por todos los departamentos, subía por mi trabajo y experiencia cada escalón de la administración, hablo seis idiomas y nunca pude ser gerente general porque era de la llamada raza de bronce; no voy a decir que esto nos pasó a todos, porque sí hubo alguno que otro, pero son casos muy contados”, recordó Alpuche Soberanis.
 
Mencionó que gran parte de la culpa para que se dé este tipo de circunstancia no favorable para los propios mexicanos es del gobierno tanto federal como estatal, ya que dijo, son quienes le han dado muchas facilidades a los inversionistas extranjeros, entre ellas el permitir que traigan personal de sus mismos países para ocupar puestos que bien podrían estar a cargo de mexicanos, pues aseguró que por lo menos en Quintana Roo están igual de capacitados.
 
“Un ejemplo es Cancún, cuando fue fundado se contemplaba como un lugar para dar empleo a los mexicanos en un rubro de gran auge, el turismo, pero no se hicieron las cosas como estaban planeadas porque el gobierno con tal de obtener las inversiones les dieron a los extranjeros hasta lo que no pidieron, y esto no sólo se está dando en hotelería, por ejemplo en la Riviera Maya si uno va a un restaurante de comida italiana, la hostess ya es italiana y hasta algunos meseros, cuando esos puestos son para mexicanos, se podría corregir si hubiera voluntad política, pero dudo que la haya. La mejor manera de cambiar esto sería por medio de las leyes, pero ese es trabajo de los políticos y ahí sí no veo cómo”, dijo.
 
Para el delegado en Quintana Roo de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), Rogelio Márquez Valdivia, no sólo se trata de que la ley permita a los empresarios que los altos mandos o puestos de primer nivel, como también los llama, puedan ser ocupados por extranjeros, sino que también influye la falta de seguimiento en programas de capacitación para el personal, sobre todo mexicano.
 
“Creo que para el inversionista esto es un asunto de confianza y experiencia, por ejemplo, la mayoría de las inversiones en el ramo son extranjeras, principalmente de España, que tiene una larga historia y experiencia en lo turístico y ese, imagino, es el principal motivo por el que ellos mismos traen ya a sus propios gerentes generales y directivos; sin embargo, es digno mencionar que el mexicano sí está capacitado; tan sólo en Cancún tenemos el ejemplo de los hoteles mexicanos, cuyos directivos ahí sí son mexicanos; sin embargo, sí hace falta una mayor capacitación, porque nuestros compatriotas muchas veces no reúnen el perfil que desea la inversión extranjera para colocarlos en los puestos clave, lo que llamamos el alto mando, esto se refiere principalmente a los cargos de director general y gerente de alimentos y bebidas”, precisó.
 
Aseveró que lo que las empresas deben buscar es darle continuidad a la capacitación que es lo que le permitirá a nuestros connacionales competir para ocupar estos cargos, ya que, dijo, es por medio de una capacitación confiable y de calidad que se aumenta la productividad y la competitividad; sin embargo, en la realidad, por lo menos en Quintana Roo, esto no se lleva a cabo, pues apenas un 15% de las empresas registradas ante esta  delegación de la STPS dan seguimiento a un programa anual de capacitación, “por lo que el 85% restante sólo lleva a cabo una simulación”, impidiendo así las oportunidades del propio personal.
 
Esta es la realidad que viven los que actualmente trabajan en el ramo turístico, donde muchos de ellos se hicieron del conocimiento gracias a la experiencia, pero para las nuevas generaciones, que han enfocado sus estudios a este rubro, y cuyos planes de estudio ya cuentan con materias exclusivamente dedicadas a la alta dirección, permitiéndoles aspirar a los más importantes cargos directivos dentro de una gran cadena hotelera, el panorama tampoco parece tan alentador.
 
Vicente Ferreyra Acosta, director de Investigación de Redes de Turismo en la Universidad Anáhuac Cancún, y Carlos Manuel Vázquez Álvarez, coordinador de la Unidad Académica de la Universidad de Quintana Roo (Uqroo), explicaron que a nivel académico, los estudiantes cuentan con todas las herramientas para cumplir con los perfiles en alta dirección, por lo que la preparación o capacidad no sería el pretexto.
 
“Nosotros todavía no tenemos egresados, lo que sí hemos hecho desde el principio es trabajar muy de la mano con la Asociación de Hoteles de la Riviera Maya, para ofrecer un plan de estudios no idealista o de escritorio, sino uno apegado a las necesidades de la industria hotelera, sobre todo en la administración de una organización hotelera, y nuestros estudiantes hacen prácticas en los hoteles, lo que los va a acercar a esas fuentes de trabajo; de hecho, antes de crear el plan de estudios, se realizó un estudio sobre qué es lo que piden los empleadores como perfiles para sus empleados  (habilidades, competencias y conocimientos) y con base en ello se diseñó”, detalló Vázquez Álvarez.
 
“El nivel educativo en Quintana Roo es bueno, está ligado a los mejores estándares y la mayoría de las escuelas tienen certificaciones tanto en sus profesores como en sus programas de estudio y otra cosa que se promueve mucho en las escuelas son las prácticas profesionales, entonces los chavos pasan mucho tiempo, les refuerza el conocimiento y les da experiencia, si bien no se trata de que salgan y luego luego obtengan un puesto directivo, sí tienen los conocimientos para ello. El que estos puestos sean ocupados en su mayoría por extranjeros no creo que tenga que ver con lo académico, sino más como de estrategia de las empresas, porque son gente de confianza, que conoce las cadenas desde antes, por lo menos a los que conozco”, especificó Ferreyra Acosta. 
 
Para ambos académicos, esto pasa en todo el mundo, el propio coordinador de la unidad de Playa del Carmen de la Uqroo, recordó que mientras estudió en España también se tiene la percepción de que los puestos directivos son ocupados por extranjeros, pues “ahí contratan a los que cumplen con el perfil y más calificados y también tienen la idea de que se contratan para los mejores puestos a más alemanes que españoles”, por lo que aseguran la decisión tiene que ver con una estrategia comercial.
 
“La mayoría de los hoteles son de inversión extranjera y a veces dentro de sus políticas internas está el que su gerente general sea de su misma nacionalidad y son contratados en sus mismos países, y eso pasa en todas las transnacionales, pero también hay algunos casos donde hay gerentes mexicanos que han hecho carrera en la misma cadena, pero los van moviendo de un lugar a otro, son los menos, aunque ya con la globalización y ante un mercado tan competitivo más que la nacionalidad lo que se escoge es el perfil”, dijo el representante de la Uqroo.
 
Finalmente, cuestionado sobre cuánto tiempo tendrá que pasar para ver a estos jóvenes estudiantes o recién egresados de las carreras de Turismo u Hotelería ocupando estos puestos de alta dirección, ya que cuentan con lo necesario para cubrir el perfil de acuerdo con los estándares internacionales, Ferreyra Acosta respondió que posiblemente en Quintana Roo, sea algo difícil de ver.
 
“Esto es un tema complicado de prever, porque sí hemos visto a algunos mexicanos ocupando puestos directivos, pero esta tendencia (de seguir contratando extranjeros para puestos clave) es muy probable que siga porque las nuevas cadenas que lleguen seguirán trayendo a su gente y tal vez en las empresas  que ya tengan más de cinco años se vean algunos mexicanos, pero no creo que cambie mucho a como está todo actualmente, porque a veces hasta es un asunto cultural”, concluyó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios