21 de Noviembre de 2018

Chetumal

Reabren la maqueta de Payo Obispo

La Secretaría de Educación y Cultura exhibe la antigua ciudad de madera.

Puede verse la ciudad con sus barcos, casas, calles, árboles, parques y curvatos en su estilo romántico colonial inglés. (Redacción/SIPSE)
Puede verse la ciudad con sus barcos, casas, calles, árboles, parques y curvatos en su estilo romántico colonial inglés. (Redacción/SIPSE)
Compartir en Facebook Reabren la maqueta de Payo ObispoCompartir en Twiiter Reabren la maqueta de Payo Obispo

Redacción/SIPSE
CHETUMAL, Q.Roo.- Tras una restauración, la Secretaría de Educación y Cultura reabrió al público la maqueta de Payo Obispo, donde se exhibe y puede verse en pequeño formato la antigua ciudad de madera, con sus barcos, casas, calles, árboles, parques, letrinas, gallinas y curvatos. en su estilo romántico colonial inglés, informó un comunicado de prensa. 

Este sitio se abre al público en general desde el martes hasta domingo, la entrada es gratuita. 

Para el arquitecto Alejandro García: “La primera imagen arquitectónica que caracterizó a Chetumal es análoga a la de países caribeños colonizados por los ingleses como Belice, Barbados y Jamaica. Se trata de un estilo donde se mezclan influencias británicas, españolas e indígenas; esta última visible en el uso de la madera.

“Los rasgos hispánicos están, sobre todo, en los corredores: concebidos para proteger a los habitantes del sol. Lo inglés, en su versión caribeña, aparece en esos muros machihembrados, los áticos, los barandales, los frisos, las crestas, los guardamalletas, las celosías, los canalones y los curvatos que ya son símbolos de Chetumal.”

Payo Obispo fue erigido hace más de un siglo con pinos y caobas. Sus travesaños y columnas se construyen con jabín, machiche y zapote. Los pisos, fabricados también con caobas, se elevaban a un metro del suelo para defender a estas casas contra la humedad y los animales. Los techos eran de láminas de zinc traídas desde Gran Bretaña.

El curvato, concebido para almacenar el agua-lluvia que se destina al consumo doméstico, es un tonel de madera al que desciende un canalón de zinc desde una techumbre de dos aguas, de tonalidades terracota. Se usaba porque casi no había pozos de agua dulce, y, tras largas décadas, aún sobreviven en algunos traspatios y recuerdos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios