19 de Agosto de 2018

Opinión QRoo

¿Cuándo se perdió el respeto?

El video se reprodujo exponencialmente en cuestión de horas el pasado lunes por la tarde.

Compartir en Facebook ¿Cuándo se perdió el respeto?Compartir en Twiiter ¿Cuándo se perdió el respeto?

El video se reprodujo exponencialmente en cuestión de horas el pasado lunes por la tarde. En la grabación se ve a tres elementos de la Armada que son cobardemente agredidos en Ciudad Guzmán, Jalisco. Los marinos se excedieron en tolerancia y evitaron así lo que querían los agresores: el enfrentamiento para culparlos de abusos y represión, palabra favorita de quienes odian a los militares, pero acuden a ellos en momentos difíciles.

Después se sabría que las agresiones a personal de Infantería de Marina y la vandalización a sus vehículos fueron obra de células del Cártel Jalisco Nueva Generación, que ordenó una escalada de violencia y movilizaciones para sacar a los navales de Jalisco tras la detención de varios operadores del grupo delictivo, incluida la esposa del líder criminal “El Mencho”.

Como ha venido ocurriendo, la Presidencia y la Semar tardaron en reaccionar y emitir un posicionamiento. La Marina incluso matizó su comunicado diciendo que los marinos actuaron en apego al Manual de uso de la Fuerza… y en forma disuasiva. La cuestionada CNDH reprobó los hechos y demandó una investigación pronta, objetiva e imparcial.

Pero el daño ya estaba hecho. La revista Proceso tituló su nota “Marina, la imagen de la derrota”. Y sí, eso reflejaba el video, pues bien acotó el reportero: “los gritos humillan tanto como los palos y piedras y palos que les avientan”.

No es la primera vez que sea agrede a soldados y marinos: en enero de 2015, los padres de los desaparecidos normalistas de Ayotzinapa, apoyados por grupos anárquicos, atacaron varias instalaciones militares y navales en Guerrero, Oaxaca y Chiapas. E junio de ese año, en una comunidad oaxaqueña, la CNTE obligó al Ejército a abandonar las oficinas electorales que custodiaban. Los soldados, que se retiraban a pie, fueron insultados por los pobladores.

Mal está un país que ha perdido el respeto a sus fuerzas armadas, que agrede a quienes en casos y zonas de desastre son los primeros en salir a las calles a proteger a los ciudadanos, brindarles techo, comida y atención médica, y muy grave está un pueblo cuando arremete contra las instituciones, porque socava así los pilares de su patria, de su gente, de su casa. El daño a la imagen de la institución garante de la soberanía nacional está hecho. Ojalá, no tengamos que lamentarlo.

 

 

 

Anexo “1”

En defensa propia

 

Un reflejo de los niveles de inseguridad que se viven en el país, particularmente en la Ciudad de México, es el intento de asalto a un subteniente en retiro Silvano Rangel Pacheco quien, para evitar ser despojado de sus pertenencias, baleó a dos delincuentes en el barrio de La Merced, el pasado martes. Un joven de 18 años y su cómplice lo interceptaron para quitarle una bolsa de plástico que contenía dinero en efectivo (posiblemente su pensión mensual, porque fue día de pago), sacaron un arma de fuego para golpearlo en la cabeza. Ante la amenaza, Silvano también sacó una pistola y disparó contra sus agresores, uno murió y el otro quedó herido.

Tras ser detenido, el subteniente de 56 años de edad quedó en libertad al acreditarse que actuó en legítima defensa para salvaguardar su integridad, según determinó la Procuraduría capitalina.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios