11 de Diciembre de 2018

Opinión QRoo

Migración-derechos humanos

La historia no engaña, la migración es una constante desde que el ser humano surgió

Compartir en Facebook Migración-derechos humanosCompartir en Twiiter Migración-derechos humanos

La historia no engaña, la migración es una constante desde que el ser humano surgió en el planeta; la teoría de Pangea, determina la separación del continente único hasta configurar geográficamente los cinco de referencia en que habitamos; todo se dio en un contexto natural y a través del tiempo transcurrido de la humanidad en su desarrollo y crecimiento propiciando condiciones socio-económicas que atraen la migración en aras de un estatus que permita vivir de manera moderna, democrática, digna con estabilidad emocional y familiar.

Después de miles de años, las corrientes migratorias sucedieron de sur a norte y viceversa; buscando satisfactores climáticos, recolección de alimentos o persiguiendo animales de caza para los clanes y tribus, que ante la sequía y el hambre tuvieron que abandonar sus tierras y posesiones para migrar, a veces sin rumbo, guiados sólo por el instinto de conservación.

Así los habitantes del mundo migran en busca de oportunidades; actualmente con el desarrollo científico y tecnológico aún encontramos migrantes de países con gobiernos dictatoriales que abusan de la ignorancia o retraso social, se observa desde África, principalmente; de México hacia Estados Unidos, por costumbre desde las dos guerras mundiales cuando se requirieron brazos para producir alimentos en el campo y fábricas, por lo que los llamaron ¨braceros¨ y la costumbre se volvió necesidad y oportunidad.

Los países sud y centroamericanos cuyo desarrollo avanza como enfermo artrítico y se constituyen en paraísos de gobiernos explotadores y abusivos con sus habitantes practicando políticas donde oprimen a los de adentro para presumir a los de fuera, y las expectativas de otras condiciones de trabajo, alimentación, vestido y oportunidad de configurar la pirámide de Maslow, que va desde los satisfactores básicos hasta la punta, más allá de lo indispensable.

Quintana Roo es un ejemplo del fenómeno migratorio pacífico, su formación poblacional es de personas provenientes de centro y sur América, españoles, asiáticos y del centro y norte de México, hasta la migración guatemalteca con la ONU vigilando los asentamientos en el programa de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), de la cual muchos volvieron a su país y otros se convirtieron en ciudadanos mexicanos.

Hoy, los migrantes de Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua, invaden México desde el Suchiate en corrientes incontenibles buscando ¨el sueño americano¨ o una oportunidad de trabajo; sin embargo se observan integrantes que ponen en riesgo la seguridad nacional, que por usos y costumbres rechazan la ayuda humanitaria que es un esfuerzo solidario ofrece el gobierno y habitantes mexicanos.

Los Derechos Humanos integrados institucionalmente con la finalidad de que la estructura gubernamental del Ejecutivo y el Legislativo, menos el Judicial federal, respeten los derechos de los seres humanos nacionales, avencindados o en tránsito por el territorio mexicano; mismo que se ha ido perfeccionando hasta convertirse en un exceso que impide conductas legítimas, para convertirlas en lastres para el desarrollo de las personas, núcleos poblacionales o individuos privados de su libertad legalmente pero que continúan delinquiendo hacia el interior de reclusorios.

Ahora bien; estamos atravesando por una corriente migratoria con destino hacia Estados Unidos, donde los esperan autoridades migratorias, guardia nacional y ejército para impedirles el paso, de manera tal que Tijuana se convierte en un caos por el número de personas que alberga con alimentación, abrigo, cuidado a la salud, atención a infantes y embarazadas bajo la protección del manto de los derechos humanos donde la insuficiencia ya presentó límites económicos y sociales.

México requiere de un millón y medio de empleos que demandan los que quieren integrarse a las actividades laborales y no encuentran un espacio para su desarrollo; sin embargo el gobierno entrante oferta esos empleos a los migrantes sin conocer capacidades y la condición legal para su estancia en el país; “Candil de la calle, obscuridad de la casa”, y ¡Al tiempo!

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios